La morosidad continúa siendo uno de los principales problemas del transporte

El 65% de los clientes de los transportistas incumplen la Ley de Morosidad.

Lejos de solucionarse, la morosidad continúa siendo uno de los principales problemas de los transportistas, que a lo largo de 2019 sufrieron unos plazos de pago que, de media, se situaron en los 80 días desde la prestación del servicio, tal y como recoge la edición correspondiente al mes de diciembre del Observatorio permanente de la morosidad que impulsa Fenadismer.

En el último mes del año pasado ese plazo medio de pago empeoró ligeramente, pasando de los 80 días en noviembre a los 81 en diciembre. Y no se trata de una cuestión que afecte a una minoría del sector, pues, según el mencionado observatorio, el 65% de los clientes de los transportistas incumplen la Ley de Morosidad, que establece un plazo máximo de pago de 30 días, ampliable a 60 si existe acuerdo entre las partes.

En cuanto a las modalidades de pago, en diciembre el método favorito por los cargadores fue la transferencia, que se utilizó en el 45% de las operaciones, seguido del confirming, que se empleó para abonar el 40% de los servicios y el pagaré, que se usó en el 15% de las ocasiones. El cheque ocupa un papel residual y es la modalidad de pago empleada en menos del 1% del total.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *