La Fundación Corell propone segmentar las autorizaciones para aumentar los pesos y dimensiones

Un momento de la jornada organizada por la Fundación Corell.

Ante la inminente negociación para el cambio de pesos y dimensiones para camiones pesados de transporte de mercancías, la Fundación Corell ha propuesto la necesidad de “segmentar y coordinar las autorizaciones en materia de dimensiones para adaptarlas a las necesidades del aumento de la masa máxima autorizada de vehículos pesados de las 40 toneladas actuales a 44 toneladas”.

Durante la Jornada «Pesos y dimensiones en el paquete de movilidad del transporte de mercancías y viajeros» celebrada por esta fundación se ha puesto de manifiesto los efectos derivados del aumento de la masa máxima autorizada de vehículos pesados. Un debate en el que el sector de transporte español viene discutiendo y oponiéndose desde el año 2013 y frente al que ha presentado un plan para mejorar la competitividad en la logística de transporte.

En esta ocasión se ha puesto de relevancia que la implementación de las 44 toneladas “requiere un diálogo sereno entre cargadores, transportistas y administraciones públicas para garantizar que la medida beneficia a la sociedad”.

En la jornada han participado varios representantes del sector del transporte en España como Jaime Moreno García-Cano, director general de Transporte Terrestre y director general de Transportes del Ministerio de Transporte, Ramón Valdivia, director general de ASTIC y Nuria Lacaci, secretaria general de ACE, entre otros.

Durante la apertura de la jornada, Miguel Ángel Ochoa, presidente del Patronato de la Fundación Corell, que ha realizado una presentación del sector del transporte en la que señaló que «el transporte por carretera ha alcanzado unas metas que parecían hace 20 años difíciles de lograr, esto ha sido debido fundamentalmente a la gran mejora de la infraestructura y a la gran mejora de los vehículos», por ello se ha propuesto que “debe regularse definitivamente el uso de mega-tráiler y duo-tráiler«, por sus evidentes beneficios económicos, medioambientales y de organización de las plantillas.

La falta de conductores ha vuelto a ponerse de manifiesto, en una actividad donde supone ya una desventaja competitiva no contar con vehículos de 44 toneladas. En este sentido los ponentes han apostado por acelerar la consonancia para alcanzar el nivel de otros países de la Unión Europea y mejorar en la competitividad con países como Francia ya que 11 de los 15 primeros países de Europa ya tienen implantadas las 44 toneladas, mientras en España todavía el sector está paralizado en debates. «No puedo pagar la demanda de mis clientes porque no hay conductores» ha señalado Ramón Valdivia desde ASTIC.

Según se ha puesto de manifiesto, el aumento del 8 por ciento del consumo de combustible esperado en cada recorrido por la sustitución de cada vehículo pesado de 40 toneladas por el mismo vehículo pesado con un peso de 44 toneladas se verá compensado con el descenso de los recorridos que se realizan actualmente. Se espera una menor emisión tanto de contaminantes como de gases causantes del efecto invernadero. «En el proceso de descarbonización una de las palancas que tenemos es el aumento de más dimensiones, esto nos ayuda a que las emisiones netas por tonelada transportada sean menores,» ha defendido el director general de Transporte Terrestre Jaime Moreno García-Cano.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *