El transporte se movilizará a partir de septiembre para combatir los peajes en Guipúzcoa

Los planes de la Administración guipuzcoana pasan por implantar los peajes en diciembre de 2017.

Las organizaciones que integran el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC) han acordado por unanimidad en una reunión celebrada recientemente en Madrid tomar a partir de septiembre “las medidas de movilización que se estimen necesarias” para manifestar su “oposición frontal” a los peajes que Guipúzcoa planea implantar en algunas de sus carreteras a partir del próximo mes de diciembre.

En un comunicado difundido por el propio CNTC, el organismo subraya que las acciones que emprenda tras el verano se pondrán en práctica “previa coordinación con las organizaciones de transporte de Guipúzcoa”.

Los peajes aprobados recientemente por las Juntas Generales de Guipúzcoa se aplicarán inicialmente para vehículos de transporte de mercancías de más de 3,5 toneladas tanto en la carretera N-I (carretera de Madrid a Irún) como en la Autovía A-15 (Autovía de Navarra a Guipúzcoa), mediante la instalación de “hasta seis pórticos de control del pago de los peajes, lo que supondrá para los más de 7.000 camiones que diariamente circulan por dichas vías abonar un canon de hasta 10 euros por trayecto”, explican desde Fenadismer.

Por su parte, CETM considera que “la puesta en marcha de un peaje sólo a los vehículos de transporte de mercancías de más de 3,5 toneladas es una medida tremendamente discriminatoria pues convierte a nuestro sector en el único responsable económico del mantenimiento de esas infraestructuras”.

Además, la confederación sostiene que pese a que el transporte de mercancías por carretera es “una actividad estratégica dónde las haya e importante generador de riqueza y empleo, es paradójicamente uno de los sectores de actividad que mayores cargas fiscales y sociales soporta, por lo que la aplicación de nuevos impuestos sobre nuestra actividad constituye una grave injusticia”.

Financiar otros modos
Subrayan además desde la confederación que “el transporte de mercancías por carretera rechaza que la recaudación adicional resultante de la aplicación de una medida como ésta se pudiera utilizar para promocionar y subvencionar otros modos de transporte menos eficientes que competirían con la carretera en situación de ventaja”.

Los responsables de CETM afirman estar convencidos de que “la aplicación de la Euroviñeta también comportaría efectos perjudiciales inmediatos en la economía de la zona, pues tendría consecuencias inflacionistas ya que se incrementaría el precio final de todos los productos, reduciéndose el poder adquisitivo de los ciudadanos, lo cual lastraría el consumo, factor clave para una recuperación económica definitiva”.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *