Los transportistas navarros recuerdan al Gobierno foral que la siniestralidad no se combate expulsando a los camiones al peaje

La circulación de camiones por la N-121-A ya estuvo parcialmente prohibida durante seis meses en 2018.

Pese a que el Gobierno de Navarra aseguró ayer, 28 de enero, quede momento” no se plantea prohibir la circulación de camiones por la N-121-A y desviarlos hacia la vía de peaje AP-15, los transportistas de la comunidad foral no se fían de los planes de la Administración. Si ayer fue Fenadismer quien advirtió al Ejecutivo autonómico de las consecuencias que tendría la adopción de esa medida, hoy ha sido CETM quien ha recordado que “el desvío de camiones no es la solución a la mortalidad en las carreteras”.

En un comunicado, la confederación -a la que pertenece la asociación navarra ANET– recuerda a los alcaldes de las localidades por las que transcurre la mencionada carretera nacional, que se han reunido recientemente con representantes del Gobierno navarro, “que existen más soluciones que la de desviar el tráfico de vehículos pesados a una autopista de peaje como es la AP-15”.

Así, según la confederación, “para evitar la mortalidad en las carreteras es necesario aumentar la inversión en el mantenimiento y la mejora de las infraestructuras, implantar más radares sobre todo en los puntos negros, intensificar la vigilancia, etc.”. Y recuerdan desde CETM que el propio Gobierno navarro ha aprobado recientemente una batería de medidas encaminadas a mejorar la seguridad vial.

Por eso, en opinión de CETM, “prohibir la circulación a los camiones en la N-121-A no solo sería un error”, sino “una demostración más de que señalar a los vehículos pesados como los responsables de la mortalidad es la salida más fácil y recurrida, en lugar de buscar soluciones sensatas y realmente efectivas que respeten el derecho a la libre circulación y, al mismo tiempo, reduzcan el número de fallecidos”.

Es más, desde la confederación de empresarios subrayan que el ejemplo del desvío obligatorio de camiones desde la N-232 hacia la AP-68 evidencia que esa estrategia “es un error, pues a pesar de la prohibición para que los vehículos pesados circulen por la N-232, el número de accidentes mortales ascendió notablemente en 2019”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *