El transporte exige al Estado y a la Generalitat que garanticen la libre circulación de mercancías en Cataluña

La AP-7 cortada hoy a su paso por la provincia de Gerona/ @neusmatamala

La recientemente publicada sentencia del juicio al denominado Procés ha provocado un buen número de incidentes en Cataluña, donde grupos de independentistas han cortado carreteras -entre ellas la AP-7-, líneas ferroviarias de larga distancia y de cercanías y han bloqueado durante varias horas el barcelonés aeropuerto de El Prat.

Estos hechos han hecho que las principales organizaciones de transportista hayan alzado la voz denunciando que las protestas afectan muy directamente al tráfico de mercancías. Así lo ha hecho Astic, organización que en un comunicado reclama tanto a la Generalitat como al Gobierno español “que garanticen la libertad de movimientos de todos los ciudadanos y mercancías de Cataluña y del resto de España que se dirijan a Cataluña o más allá de la frontera de la Junquera con Francia”.

Astic denuncia que las mencionadas protestas se están saldando con “diferentes cortes provocados por grupos como los llamados Comités de Defensa de la República (CDR) en infraestructuras de diversos modos de transporte, particularmente en numerosas carreteras importantes de las provincias de Barcelona, Gerona y Tarragona, como la AP-7, la N-II, la A2 y hasta una docena más de significativas rutas en la red vial catalana”.

En palabras de los responsables de Astic, “la inactividad forzada del transporte de mercancías por carretera acarreará graves consecuencias a las exportaciones e importaciones españolas (pues dos tercios de ellas circulan por la frontera de Gerona, que utiliza una media de más de 10.000 vehículos pesados al día), además de dañar a la propia actividad económica de Cataluña”.

El director general de Astic, Ramón Valdivia, ha asegurado que las mencionadas protestas “no sólo dañan la actividad económica y el bienestar de nuestras empresas y la de nuestros clientes, sino que realmente estos cortes se convierten en verdaderas tomas de rehenes en las personas de nuestros conductores, forzados a romper sus rutas cuando únicamente están cumpliendo con su deber profesional”.

La patronal del transporte internacional asegura en su comunicado que “cada minuto de bloqueos va contra los intereses de las empresas de transporte, de sus clientes y de sus conductores y supone un grave atentado contra los intereses de la actividad económica en su conjunto”.

Coordinación entre las administraciones
Por su parte, la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ha llamado tanto al Gobierno de España como a la Generalitat de Cataluña a que se coordinen con eficacia de cara a “impedir acciones ilegales como las previstas“, y a “perseguir, en el marco de la legalidad, a los responsables de las mismas y reparar los daños que puedan producirse”.

CETM no oculta su preocupación por las llamadas para alentar a la desobediencia civil y a una movilización persistente que llevan realizándose desde hace semanas por parte de los sectores independentistas, y “que en ocasiones recientes anteriores dieron lugar a cortes indiscriminados de carreteras que perjudicaron notablemente el normal desarrollo de los servicios de transporte y provocaron a nuestras empresas cuantiosos daños económicos”.

Desde la organización que preside Ovidio de la Roza recuerdan que Cataluña es una región que además de generar una significativa cantidad de actividad para el sector del transporte, gracias a su elevado nivel industrial y comercial, representa un importante papel estratégico pues La Junquera (Gerona) es el principal corredor de camiones entre España y los distintos países de la Unión Europea.

Y tras recordar que el transporte de mercancías por carretera está reconocido por la Organización de Naciones Unidas (ONU) como como sector estratégico para el desarrollo, insisten en que este sector “se siente hastiado por el hecho de que ante cualquier tipo de reivindicación se recurra al corte indiscriminado de carreteras y la consecuente paralización de nuestra actividad, lo que representaría unas pérdidas de facturación para el sector del transporte en Cataluña de unos 25 millones de euros por jornada, de los que 15 corresponderían al transporte internacional y el resto al nacional, regional y local”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *