La DGT sostiene que “entre todos” se minimizaron los efectos de la Cumbre del G7 sobre el transporte

El transporte por carretera sufrió gravísimas afecciones con motivo de la Cumbre del G7.

El director general de Tráfico, Pere Navarro, ha enviado una carta a las organizaciones que conforman el Comité Nacional de Transporte por Carretera para transmitir su agradecimiento y colaboración por el buen funcionamiento del operativo para la gestión del tráfico con motivo de la cumbre internacional de Jefes de Gobierno y de Estado de los países que conforman el G7, que se celebró en Biarritz (Francia) el último fin de semana de agosto.

Ahora bien, en la misiva, “sorprendentemente”, como no dejan de destacar desde Fenadismer, Pere Navarro llega a afirmar que “a pesar de los inconvenientes ocasionados, entre todos hemos podido minimizar los efectos en vuestra actividad en los desplazamientos por carretera“.

La realidad es que el balance de la Cumbre para el transporte de mercancías por carretera fue desolador. El sector sufrió gravísimas afecciones con motivo de este evento, tanto durante los días de celebración de la reunión como en los previos a la misma, teniendo en cuenta que la frontera de Irún es un paso fronterizo esencial para el traslado de las exportaciones españolas hacia los mercados europeos, por la que transitan más de 10.000 camiones diariamente.

Desde la organización que preside Julio Villaescusa apuntan que si bien las autoridades francesas establecieron una serie de prohibiciones flexibles de circulación para camiones, sin embargo “la Policía Foral Vasca aprobó 72 horas antes de la celebración de dicha reunión restricciones más severas, absolutamente desproporcionadas e irracionales, que supusieron en la práctica “blindar” completamente la provincia de Guipúzcoa al paso de camiones durante dichos días, tanto a los tránsitos internos como internacionales”.

Tras las críticas recibidas, intentó “recular”, recuerdan, suavizándolas 12 horas antes de su entrada en vigor, pero sin efecto práctico alguno por cuanto ni fueron difundidas a nivel nacional ni con tan poco tiempo era posible reprogramar las rutas por parte de los transportistas, “lo que denota de nuevo la actuación absolutamente errática y desproporcionada que llevó a cabo la Ertzaintza durante esa semana”, explican en Fenadismer.

Como alternativa, la Dirección General de Tráfico estableció como itinerarios alternativos acceder a Francia a través de la frontera de La Junquera, lo que en la práctica suponía para los camiones hacer un “rodeo” de más de 1.000 kilómetros para poder continuar su ruta, por lo que tal propuesta en la mayoría de las rutas resultaba “irracional y antieconómica para los transportistas, por lo que en la mayoría de los casos optaron por aplazar el viaje o bien estacionar los vehículos en lugares próximos hasta que concluyera la cumbre”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *