Fenadismer denuncia “la ofensiva” emprendida por distintas Administraciones “contra la libre circulación de los camiones”

Cada vez son más las regiones que prohíben el paso de camiones por nacionales y los desvían obligatoriamente a los peajes.

Fenadismer ha hecho público un comunicado en el que denuncia públicamente “la ofensiva que se está promoviendo desde diferentes Administraciones territoriales contra la libre circulación de los camiones por las carreteras nacionales españolas”.

En este sentido, la federación critica muy duramente los desvíos obligatorios – impulsados por diferentes comunidades autónomas y por el Ministerio de Fomento- para los vehículos pesados desde las carreteras convencionales hacia las autopistas de peaje, algunos de los cuales entrarán en vigor este mismo fin de semana.

Prohibición en La Rioja desde este sábado
Este es el caso de La Rioja, por donde la Dirección General de Tráfico ya ha publicado en el BOE que tendrán prohibida la circulación los camiones de más de cuatro ejes en las carreteras nacionales N-232 y N-124, obligando a estos vehículos a desviarse por la AP-68 a partir de este mismo sábado, 2 de diciembre.

A estas prohibiciones hay que añadir las programadas por la Diputación de Guipúzcoa a partir del próximo mes de enero, cuando entrará en vigor un peaje para camiones en la N-I (lo que ya ha motivado el anuncio de movilizaciones por parte del Comité Nacional del Transporte por Carretera), así como la prohibición a la circulación de camiones en diferentes carreteras nacionales y su desvío obligatorio a las autopistas de peaje.

Desvíos obligatorios en varias regiones
Así está previsto que suceda, además de en los mencionados casos de La Rioja y Guipúzcoa, “en la N-I/AP-1 en Burgos, en la N-120/AP-71 en León, en la N-550/AP-9 en Galicia y la N-340/AP-7 en Cataluña, entre otras”, detallan desde Fenadismer.

Y todo ello, tal y como denuncian desde la organización que preside Julio Villaescusa, “sin haber consultado previamente al sector del transporte por carretera”, lo que “supone una agresión sin precedentes para un colectivo que ya contribuye sobradamente a las arcas públicas para, entre otras, financiar la construcción y mantenimiento de las carreteras, y sobre las que ahora se pretende prohibir su circulación, obligando a pagar adicionalmente por poder continuar desarrollando su actividad diaria”.

Por encima de toda esta polémica planea el reproche que los transportistas hacen al Ministerio de Fomento, que, según recuerdan desde Fenadismer, “ha incumplido su compromiso adquirido con el sector de que los desvíos a las autopistas de peaje tuvieran carácter voluntario, aplicando bonificaciones para los transportistas que incentiven su utilización”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *