ACEA pide a Bruselas que “no caiga en la trampa” de considerar a los camiones como coches grandes al fijar los estándares de emisiones de CO2

ACEA insiste en recordar a la Comisión que «los camiones son herramientas de trabajo».

Cuando falta una semana para que la Comisión Europea publique su propuesta para los estándares de emisiones de CO2 para vehículos industriales, los fabricantes europeos han pedido al Ejecutivo comunitario que tenga en cuenta “las complejidades específicas del mercado de camiones” a la hora de fijar los objetivos de emisiones.

A diferencia de los turismos, los camiones no son bienes de consumo. Son herramientas de trabajo, usadas tanto por pequeñas como por grandes empresas”, ha recalcado el secretario general de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), Erik Jonnaert.

Y como recordaba su propio presidente hace sólo unos días, desde ACEA recuerdan que la mayoría de los camiones están hechos prácticamente a medida para satisfacer las necesidades de los clientes, que los usan en una amplia variedad de trabajos o misiones. “Hay literalmente miles de diferentes formas y tamaños de camiones«, ha asegurado el secretario general de ACEA.

Jonnaert ha subrayado que, para simplificar, lo mejor es tener muy presente que “los camiones no son coches grandes”, así que, cuando se diseñen los estándares de CO2 para vehículos industriales, los legisladores europeos “no deberían caer en la trampa de simplemente extrapolar la propuesta utilizada para los turismos”.

El secretario general de la patronal ha alertado de que algunas voces están “simplificando el debate” al comparar las emisiones de CO2 de los camiones con las de los coches teniendo en cuenta el número de vehículos y no la capacidad de carga de cada uno de ellos, cuando “en realidad, mientras que los camiones son responsables de un 20% de las emisiones de CO2 relacionadas con el transporte, gracias a ellos se transporta más del 70% de la mercancía” que se mueve por tierra en el seno de la Unión Europea.

ACEA destaca además del hecho de que diferentes actores han avanzado sus propuestas de reducción de las emisiones de CO2, pero advierte de que esos planteamientos tienen diferentes puntos de partida y cuentan con periodos de aplicación muy distintos. “Debido a las condiciones variables del marco de trabajo de cada una de las propuestas, hemos de ser cuidadosos para no comparar manzanas con peras”, ha recalcado Erik Jonnaert.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *