Megacamiones: principales características y requisitos para su circulación en España. Por Néstor Val, director gerente de Lextransport Grupo

«El éxito y resultado de estos vehículos viene avalado por sus cifras», apunta el autor del artículo.

Han transcurrido más de cuatro años desde la entrada en vigor de la normativa por la que se autorizaría la circulación en España de los conocidos como “megacamiones”. Hoy ya son toda una realidad en nuestras carreteras hasta tal punto que ya no resulta extraño toparse circulando con uno de estos gigantes sobre ruedas. Además, el éxito y resultado de estos vehículos viene avalado por sus cifras, permitiendo no solo un ahorro de costes a las empresas por su mayor capacidad de carga sino también por su menor impacto medioambiental, al reducirse el número de camiones en las carreteras y con ello las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Pero, ¿qué es exactamente un “megacamion” y cuáles son sus características? En primer lugar, diremos que los EMS (European Modular System) son definidos como conjuntos de vehículos que poseen más de seis líneas de ejes y cuyos módulos separadamente no superan los límites máximos de masas y dimensiones establecidos en el Reglamento General de Vehículos (RGV) para los vehículos rígidos a motor, remolques y semirremolques.

En consecuencia, y a partir de esto, se podrá autorizar por el órgano competente en materia de tráfico, previo informe vinculante del titular de vía, la circulación de conjuntos de vehículos en configuración euro-modular, esto es, en forma de “megacamiones” con una masa máxima de hasta 60 t y una longitud máxima de hasta 25,25 m por un plazo determinado, en las condiciones que se fijen en la autorización. Asimismo, la carga no podrá sobresalir de la proyección en planta del vehículo.

En cuanto a los requisitos del conjunto y sus módulos se exige que dispongan de suspensión neumática o equivalente en los ejes motrices y espejos para ángulo muerto, así como sistemas varios, tanto para la advertencia de abandono de carril o asistencia de mantenimiento en el mismo, como para la detección automática de una situación de emergencia que permita activar el sistema de frenado del vehículo para su desaceleración, e incluso sistemas electrónicos de control de estabilidad.

En cuanto a los itinerarios de circulación, deberá existir un informe favorable de los titulares de las vías en el que se establezca la capacidad física de la misma para soportar el paso de este tipo de conjuntos y solo se considerarán vinculantes aquellas prescripciones técnicas que tengan por objeto evitar daños sobre la infraestructura. En todo caso, las vías habrán de ser autopistas, autovías o carreteras convencionales con calzadas separadas para cada sentido de la circulación, pudiendo incluirse vías convencionales de una sola calzada para los dos sentidos de la circulación solo cuando ello sea necesario para llegar hasta el lugar donde el conjunto realizará las operaciones de carga o descarga, como única alternativa viable, debiendo estar situados esos lugares en polígonos industriales o centros logísticos, únicamente.

Es preciso señalar que las autorizaciones para la circulación de los megacamiones se otorgan por un plazo de validez máxima de un año, prorrogable a solicitud efectuada en los tres meses anteriores a su vencimiento.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *