La versión eléctrica de la Mercedes Sprinter ya se vende en España

La eSprinter está disponible con una longitud de 6.088 mm, tiene una capacidad de carga máxima de 1.038 kilos en 11 m3 de volumen.

Mercedes-Benz ya admite pedidos en España de la eSprinter, la versión eléctrica del furgón de la marca alemana, que llega al mercado con un precio franco fábrica de 53.050 euros (batería de 41 kwh) y 59.900 euros (batería de 55 kwh). Esta nueva variante cuenta con un motor eléctrico de tres fases y seis polos de inducción asíncrono, transmisión con una relación de cambio fija, y sistema de refrigeración y componentes de la gestión electrónica situados en el eje delantero. El motor ofrece 116 cv de potencia y un par de 295 Nm.

Para la eSprinter, el fabricante de la estrella ofrece dos opciones de capacidad de batería. De serie la energía es proporcionada por tres módulos de baterías de iones de litio (41 kWh con 35 kWh disponibles para 120 kilómetros de autonomía) situadas bajo del piso del vehículo, por lo que no afecta al espacio de carga. Opcionalmente se puede optar por un cuarto módulo de batería que aumenta su capacidad a 55 kWh (47 kWh disponibles) que ofrece una autonomía de hasta 168 km. La garantía de las baterías es de hasta ocho años o 160.000 km.

El vehículo cuenta con un sistema que permite tanto la carga en continua (enchufe CSS, Combo 2) como la carga en alterna (enchufe Mennekes Modo 3 en red trifásica o monofásica). El conector de carga se ubica en la parrilla tras la estrella del fabricante germano. Este conector permite que el vehículo pueda ser cargado en infraestructuras de carga pública, empresas o en entornos domésticos (Schuko/Wallbox). Con una infraestructura de carga trifásica en alterna que permita 16 A por fase (7,4 kW) el vehículo puede ser completamente cargado en seis horas (tres módulos de batería) u ocho horas (cuatro módulos de batería).

Con la infraestructura y cables de carga adecuados, también sería posible cargar el vehículo en una red monofásica a 1×32 A, obteniendo la máxima potencia (7,4 kW) y tiempo de carga que en una red trifásica. En caso de cargar en corriente continua (DC) a 20 kW, la eSprinter puede ser cargada de 10 a 80% de capacidad de carga en aproximadamente 70-90 minutos o a 80kW (equipamiento opcional) en solo 25 minutos.

La eSprinter está disponible con una longitud de 6.088 mm, tiene una capacidad de carga máxima de 1.038 kilos en 11 m3 de volumen, comparable con la Sprinter con un motor de combustión. El peso total máximo permitido es de 3.500 kilos. La disposición del conjunto de baterías bajo el suelo de carga, permite distintas posibilidades de carrozado para atender algunas necesidades específicas de algunos sectores en la distribución de última milla, destacan desde la marca 

El vehículo cuenta con un sistema que permite tanto la carga en continua (enchufe CSS, Combo 2) como la carga en alterna (enchufe Mennekes Modo 3 en red trifásica o monofásica).

Para optimizar el uso eficiente de la energía en el vehículo la eSprinter admite tres modos de conducción diferentes. Los modos de conducción tienen distintas características con respecto al nivel de potencia y par proporcionado, a la respuesta al pedal del acelerador y al control de climatización del vehículo. Estas características influyen notablemente en la autonomía final del vehículo.   El modo de conducción “C” Confort proporciona una mejor respuesta dinámica y prestaciones; el modo de conducción “E” Economy que supone un balance entre prestaciones y ahorro de energía (modo estándar) y el modo de conducción “E+” Economy plus optimiza el consumo de energía y ofrece una mayor autonomía. Los modos de conducción pueden ser seleccionados a través de un botón que se encuentra debajo del botón de arranque.

La eSprinter también carga sus baterías cuando está en movimiento. Al decelerar o frenar, la rotación mecánica se convierte en energía eléctrica y se usa para cargar la batería de alto voltaje (recuperación). El conductor tiene una gran influencia en la recuperación utilizando avanzado sistema de recuperación por levas situadas detrás del volante. La leva izquierda aumenta el grado de recuperación, mientras que la leva derecha lo reduce. En la posición de menor recuperación, el vehículo llanea, mientras que en la mayor es posible conducir con un solo pedal dado que, en la mayoría de las situaciones, el efecto de desaceleración de la recuperación es suficiente para hacer innecesario usar el pedal del freno.

Argumentos de venta

Uno de los argumentos de venta de la eSprinter, no dejan de señalar desde Mercedes-Benz es el coste de operación (TCO) más favorable en comparación con una furgoneta equivalente con motor diésel. «El mayor precio de adquisición se compensa con unos costes de energía/combustible menores, hasta un 70% menor que un vehículo de combustión; menores costes de mantenimiento, al incluir de serie un contrato de mantenimiento durante los primeros cuatro años, así como ahorros en impuestos, tasas, aparcamiento o peajes», enumeran.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *