La ley del transporte de mercancías entra en el siglo XXI

«TodoTransporte Digital.- El pasado 4 de diciembre, Aeutransmer (Asociación Española de Cargadores y Usuarios del Transporte de Mercancías) celebró en Madrid una jornada para dar a conocer las novedades más importantes que introduce el anteproyecto de ley del nuevo contrato de transporte de mercancías.

El acto, moderado por Luis Martín Expósito, presidente de Aeutransmer, contó con la presencia de Antonio García Delgado, secretario general de Anatrans, Javier Fernández Torres, socio director del CDTE (Centro de Desarrollo del Transporte), José Manuel Pardo Vegezzi, secretario general adjunto de Astic, y Emilio Sidera Leal, subdirector de Ordenación y Normativa del Ministerio de Fomento.

Aprobado por el gobierno el pasado 24 de octubre, y aún en trámite parlamentario (se prevé su publicación definitiva en el BOE para el próximo año), adapta el derecho del contrato de transporte terrestre español a los convenios internacionales, básicamente al CMR (Convenio de Transporte Internacional de Mercancías por Carretera) y a las Reglas Uniformes CIM/1999. Acaba, además, con la situación anacrónica del sector, regulado, en líneas generales, por el Código de Comercio de 1885.

Las principales características de esta nueva ley son, según explicó Emilio Sidera, que se trata de una norma de carácter dispositivo, es decir, las partes pueden pactar -aunque con las excepciones lógicas de la responsabilidad en el contrato-, y que la regulación es idéntica, incluso en temas concretos, para el transporte por carretera o ferroviario, lo que iguala la competencia y posibilita que en el futuro se desarrolle cada vez más el transporte combinado.

Entre sus principales innovaciones destacan la equiparación del régimen de responsabilidad interna al del CMR (mediante el derecho especial de giro), el pacto de especial interés en la entrega, flexibiliza el contenido de la carta de portes (y se admite en formado electrónico), por primera vez se refleja el contrato de transporte de duración continuada y se introduce una invocación a la ley de lucha contra la morosidad.

Aunque se oyeron voces críticas con algunas de las regulaciones que establece la ley, como la indemnización por averías (se indemnizará por la diferencia de valor entre la mercancía en origen y el que tendría en destino de estar averiada) y el límite de responsabilidad (establecido al doble del actual), en general todo el mundo estuvo de acuerdo en la necesidad de esta ley, que actualiza el marco legal del sector español y favorece la internacionalización de las empresas.»

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *