Ford somete a intensos test a la E-Transit

La E-Transit totalmente eléctrica se enfrentó a las desafiantes condiciones de conducción invernal en Michigan (EE.UU.), a la simulación de calor, frío y altitud extremos en la Cámara de Pruebas Medioambientales de Ford en Colonia (Alemania), y a los gigantescos baches y a las superficies rugosas de la carretera en el Campo de Pruebas de Lommel (Bélgica).

Ford ha sometido a la E-Transit a una rigurosa serie de pruebas para garantizar que fuera tan duradera como sus modelos hermanos con motor diesel. El enfoque sin concesiones recrea los efectos de más de 240.000 kilómetros de conducción -o una década de duro trabajo- para los clientes que operan en las situaciones más arduas. La Cámara de Pruebas Ambientales de Ford puede recrear condiciones desde el Sahara hasta Siberia.

Los ingenieros refinaron el motor totalmente eléctrico y el entorno del habitáculo para obtener rendimiento y eficiencia, sometiendo a la E-Transit a más de 40 grados centígrados -más calor que en un desierto medio- durante dos semanas utilizando 28 focos con bombillas de 4.000 vatios. El paquete de baterías de la E-Transit cuenta con tecnología de refrigeración líquida para un rendimiento óptimo en condiciones climáticas extremas. La furgoneta también tuvo que demostrar que podía funcionar a -35 grados centígrados -más frío que un invierno típico en Siberia- y con una carga completa realizar la agotadora subida a 2.500 metros, la altitud de la carretera alpina del Grossglockner en Austria, una de las vías pavimentadas más altas de Europa.

En las instalaciones de Ford en Lommel se llevaron a cabo miles de pasadas por pistas con baches, desniveles y guijarros, simulando calles empedradas, carreteras secundarias accidentadas y desafiantes pistas no pavimentadas de todo el mundo. La durabilidad del paquete de baterías, el motor eléctrico y la exclusiva suspensión trasera de la E-Transit se probó conduciendo repetidamente el nuevo modelo a través de baños de barro y sal y a través de chorros de agua salada, simulando carreteras y vados invernales, así como probando la resistencia a la corrosión de los componentes. La fiabilidad del motor eléctrico se probó haciéndolo funcionar continuamente durante 125 días.

La preparación de la E-Transit para el trabajo se probará aún más a través de extensas pruebas con clientes en los sectores de supermercados, servicios públicos y reparto de último tramo que comenzarán a finales de este año. Estas pruebas ayudarán a Ford a mejorar aún más la experiencia de los clientes al utilizar la E-Transit, que ofrece características que aumentan la productividad, incluyendo un motor eléctrico de menor mantenimiento y una tecnología de vehículo conectado de nivel superior.

La E-Transit forma parte de una importante inversión de 30.000 millones de dólares de Ford en vehículos electrificados para 2025. La compañía anunció que su gama de vehículos comerciales europeos será 100% cero emisiones, totalmente eléctrica o híbrida enchufable para 2024, y se espera que dos tercios de las ventas de vehículos comerciales sean totalmente eléctricos o híbridos enchufables para 2030.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *