El transporte europeo pide una “aplicación eficiente de la normativa” durante el desconfinamiento

Los firmantes del documento cifran en un 50% la caída de ingresos sufrida por el transporte de mercancías por carretera.

La IRU, CORTE, Euro Control Route, la Red Europea de Vigilancia de Carreteras y a la Federación Europea de Trabajadores del Transporte han emitido un comunicado conjunto en el que piden a los diferentes Estados miembro de la Unión Europea “que la aplicación de la ley se realice teniendo plenamente en cuenta las circunstancias excepcionales” que el transporte de mercancías ha vivido durante la crisis del coronavirus, con una disminución de los ingresos para las empresas del sector que los firmantes de la declaración cifran en “hasta un 50%”.

Las organizaciones alertan de “la falta de liquidez y el riesgo de quiebra de muchas empresas de transporte”, un escenario que se combina con “el complicado mosaico de normas dentro de la UE”, que “ha dificultado su cumplimento y aplicación”. Por eso, solicitan que “en el camino hacia la nueva normalidad se apliquen requisitos y restricciones especiales para proteger la salud y garantizar la seguridad de los trabajadores del sector”.

El manifiesto pide que el fin de las exenciones temporales introducidas por los Estados miembro de la UE al Reglamento 561/2006, de tiempos de conducción y descanso, se realice sin que la aplicación de la norma “dé lugar a inspecciones más prolongadas en carretera”.

Las asociaciones europeas piden a las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley que “respeten la validez ampliada” del Reglamento 2020/6981, que establece prórrogas en la renovación de determinados documentos, licencias y autorizaciones, así como aplazamientos de ciertos controles periódicos y la formación periódica en determinadas esferas de la legislación sobre el transporte.

Solicitan además los firmantes de la declaración conjunta “que las prácticas de control inteligentes, como el intercambio de información entre los Estados miembro, continúen siendo una prioridad, ya que las actuales circunstancias excepcionales aumentan la necesidad de un control eficaz”. Exigen también, siempre que sea posible, la aplicación de la tecnología “para reducir al mínimo el contacto físico y permitir que se practique el distanciamiento social”.

Asimismo, en su escrito, piden a la Comisión Europea “que apoye la reanudación progresiva de los controles, incluso en interés de la seguridad vial teniendo en cuenta las circunstancias excepcionales de la pandemia,” y “reclaman que se comuniquen todas las medidas y excepciones, como la publicación de una lista de todas las flexibilizaciones temporales de las normas que rigen los tiempos de conducción y descanso, y muestren tolerancia en los requisitos de rendimiento porcentual que se imponen a los Estados miembro con respecto a las inspecciones en carretera”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *