El grupo Stellantis cerrará sus concesionarios y negociará crear un nuevo tipo de relación

Los concesionarios de más de 15 marcas de automóviles y vehículos comerciales se verán afectados por la estrategia de Stellantis.

La corporación que agrupa a los fabricantes PSA y FCA ha señalado que pretende desarrollar una nueva configuración del modelo de negocio de los concesionarios por lo que, poco a poco, desaparecerán en la configuración actual. En los próximos años, los representantes de los concesionarios diseñarán junto a Stellantis nuevos planes en la estrategia de distribución del grupo.

El nuevo modelo de distribución pretende crear un ecosistema «más eficiente y sostenible capacitado para jugar su papel en la evolución del sector de la automoción». El grupo automovilístico ha justificado su decisión en los cambios medioambientales y normativos que están impactando en el modelo de distribución de la industria automovilística y que ha llevado a las marcas hacia la electrificación. También se incluye el cambio de costumbres de adquisición de los clientes que optan en mayor medida por la compra vía internet.

En definitiva, Stellantis pretende implantar una nueva forma de concesionarios en el que se desarrollará el concepto de multimarca, es decir, que los concesionarios del grupo tendrán más de una marca. Cabe recordar que detrás de Stellantis se encuentran las marcas Fiat, Alfa Romeo, Lancia, Maserati, Abarth, Peugeot, Citroen, DS, Opel y Vauxhal, en Europa y las americanas Jeep, Chrysler y RAM Trucks, además de varias filiales y pequeñas empresas más especializadas.

Faconauto, la asociación que representa a los intereses de los concesionarios españoles ha emitido un comunicado tras el anuncio hecho por Stellantis en el que no oculta su sorpresa y prevención. La patronal de los concesionarios señala que se espera que el proceso “se haga buscando el diálogo y el consenso con los concesionarios, que trabajarán, como es habitual, para ello y para asegurar la mejor atención a sus clientes, el tejido empresarial y el empleo”.

También recuerda que la reestructuración anunciada “afecta a 329 empresas, de las que dependen más de 1.200 puntos de venta y posventa, y a más de 35.000 trabajadores”, por los que “estará vigilante y acompañará a los concesionarios en las siguientes fases de este proceso”. De igual forma, Faconauto ha recordado “que se pone de manifiesto, la inseguridad jurídica que sufren los concesionarios” por lo que urge trabajar para que “existan unas relaciones comerciales justas, tanto para fabricantes como para concesionarios”.

El comunicado finaliza admitiendo el “cambio de modelo en la distribución de vehículos, para el que los concesionarios se están preparando” y que se emplearán todos los recursos para defender a los asociados, dado que el modelo de Stellantis se puede reproducir en todas las marcas. Faconauto representa los intereses de 2.042 concesionarios de los que dependen aproximadamente las 3.276 empresas del segundo nivel de distribución (agencias y servicios oficiales), lo que totaliza más de 5.300 pymes de automoción. Estas empresas generan 153.425 empleos directos, una facturación de 35.895 millones anuales y representan el 3 por ciento del PIB. El comunicado completo de Faconauto puede consultarse aquí.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *