El Fondo para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico es rechazado por buena parte de la industria española

El sector fabril español rechaza pagar nuevos costes para enjugar los esfuerzos de adaptación del sector eléctrico.

La Alianza por la Competitividad de la Industria Española, constituida por ANFAC (automoción), AOP (refino), ASPAPEL (papel), FEIQUE (química y farmacia), FIAB (alimentación y bebidas), OFICEMEN (cemento) y UNESID (siderurgia) ha señalado que la creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, que se encuentra a la espera de dictamen por el Consejo de Estado, puede “agravar la situación de la industria española y poner en riesgo su futuro”, afirman en un Manifiesto firmado por los representantes de las asociaciones. La industria española ha perdido, desde la crisis económica de 2008, casi un 30 por ciento del tejido productivo y un 20 por ciento del empleo.

En el texto de anteproyecto de Ley para la creación de este fondo remitido al Consejo de Estado el pasado 30 de abril, se expone que el FNSSE tiene por objeto asumir los costes asociados al régimen retributivo específico de las renovables, cogeneración y residuos (RECORE), extrayéndolos del conjunto de cargos del sistema eléctrico y trasladando progresivamente la mayor parte de su financiación a los comercializadores y operadores de todos los sectores energéticos. En el caso de su puesta en marcha, el coste acumulado para la industria entre 2021 y 2025 ascendería a unos 2.650 millones de euros, sin tener en cuenta el eventual régimen de compensaciones. El Manifiesto hecho público por estas asociaciones industriales señala que “este impacto lo asumirían sobre todo las industrias consumidoras de gas y los consumidores industriales medios e intensivos de electricidad, al eliminarse las metodologías de niveles de tensión”.

La Alianza por la Competitividad de la Industria alerta de que el sector industrial ya se enfrenta actualmente a un extraordinario incremento de los costes del gas y la electricidad en nuestro país. Este aumento adicional a medio plazo dificultaría gravemente el contexto de recuperación de la crisis económica y se pondría así en riesgo el desarrollo y futuro del sector industrial español.

Aunque el texto del anteproyecto de Ley del FNSSE expone un régimen de compensaciones con el objetivo de paliar el posible impacto en los diversos sectores, dicho régimen se aplicaría tan solo a un limitado número de empresas o sectores, excluyendo al 80 por ciento de la industria productiva y exportadora española y generando un “sobrecoste competitivo inasumible en sectores tractores y esenciales para nuestra economía”, según se desprende del documento.

“En el momento actual de transformación en el que se encuentra la industria” señala el manifiesto “hay que evitar medidas que afecten al nivel de competitividad de la industria productiva española, responsable de generar el 13 por ciento del PIB y el 12 por ciento del empleo de forma directa y que llega al 43 por ciento del PIB y el 30 por ciento del empleo si se suman sus efectos indirectos».

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *