La apertura del regreso desde Reino Unido abre serios interrogantes sobre las pruebas de coronavirus a los transportistas atrapados

Los miles de transportistas atrapados en el Reino Unido podrán salir a partir de este miércoles, pero ya no podrán llegar a pasar la Nochebuena en España. Y ello tras el principio de acuerdo alcanzado entre Reino Unido y Francia, que permitirá que a a partir de este miércoles 23 de diciembre los miles de transportistas españoles y del resto de Europa atrapados en el Reino Unido por el cierre de la frontera decretado por Francia la medianoche del domingo puedan salir del Reino Unido, aunque de forma escalonada.

Sin embargo, la exigencia de pruebas anticovid por parte del Gobierno francés, que apuesta porque se trate de test PCR (cuyo resultado se demora durante horas), abre una serie de interrogantes con consecuencias muy complicadas de prever. Más allá de que finalmente se exija pruebas PCR o test de antígenos, como quiere el Gobierno británico, una cuestión que a nadie se le escapa es qué ocurrirá con los transportistas que tienen que regresar a sus bases en la Europa continental pero hayan dado positivo en la prueba. Tampoco parece inoportuno preguntarse quién pagará las pruebas que se realicen a los transportistas.

A las pérdidas millonarias provocadas por el bloqueo de las mercancías derivado del recrudecimiento por el cierre de la frontera francesa de unas retenciones de vehículos pesados que ya venían produciéndose ante la inminencia del Brexit, ahora se suma el monumental drama humano que están sufriendo miles y miles de conductores profesionales atrapados en la carretera. Para rematar la cuestión, se enfrentan a tener que pasar la Nochebuena en la cabina del vehículo.

El cierre del Eurotúnel y la decisión del Gobierno francés de no autorizar la entrada de camiones procedentes del Reino Unido ha generado en estos últimos días atascos de camiones de más de 40 kilómetros y ha dejado atrapados a más de 12.000 camiones que diariamente pasan por el puerto británico de Dover. Esta realidad afecta directamente a alrededor de 1.500 transportistas españoles que actualmente se encuentran bloqueados en el Reino Unido.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *