Prueba del Volkswagen Transporter Furgón 2.0 TDI 110 cv: Actualización merecida

Volkswagen ha esperado (o elegido) el momento de ciclo de vida comercial natural, en el que toca “restyling”, para implementarlos, suponiendo un cambio con entidad suficiente como para justificar una nueva denominación (T6.1).

La Volkswagen T6 lleva en el mercado apenas un lustro. En este tiempo, la competencia, que aprieta como nunca, ha presentado modelos interesantes y versátiles dotados de una conectividad creciente, al igual que lo son los sistemas de seguridad y de ayuda al conductor, que cada vez son más importantes en esta categoría de producto.

Volkswagen ha esperado (o elegido) el momento de ciclo de vida comercial natural, en el que toca “restyling”, para implementarlos, suponiendo un cambio con entidad suficiente como para justificar una nueva denominación (T6.1).

Podríamos clasificar los cambios en tres niveles: exteriores, interiores e internos. Los exteriores son los de menor calado, como la nueva parrilla del radiador, los faros dobles halógenos H7 head lamp, o las inserciones con la denominación del modelo sobre el lateral de los mismos.

Entre los interiores más visuales nos encontraremos con un nuevo salpicadero que integra unas mini-bandejas portaobjetos, un cuadro de instrumentos retocado, más próximo al que montan algunos turismos de la casa, y una pantalla táctil de 6,5” en la consola central con el  sistema de radio “Composition Colour” con manos libres y entradas para USB, para tarjeta SD y para iPod/iPhone. No faltan las luces interiores con tecnología LED y el banco corrido para acompañantes bajo el que se incorpora un cajón que dispone de cierre con llave, además de elevalunas eléctricos, cierre centralizado y retrovisores exteriores calefactables y de accionamiento eléctrico.

LEE LA PRUEBA COMPLETA EN LA REVISTA TODOTRANSPORTE

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *