Los peajes obligatorios provocan el rechazo explícito del sector del transporte

La prohibición de circular por carreteras nacionales está en el centro de la polémica.
La prohibición de circular por carreteras nacionales está en el centro de la polémica.

El plan de Fomento para obligar a circular a los camiones por más de 1.300 kilómetros de autopistas de peaje ha provocado ya el rechazo oficial del sector español del transporte de mercancías por carretera, cuyas empresas se verán afectadas directamente por una medida que podría entrar en vigor a lo largo de los próximos meses. Así ha quedado de manifiesto tras la reunión del Comité Nacional del Transporte, tal y como han relevado las asociaciones más representativas integradas en el mismo, CETM y Fenadismer.

En el caso de la asociación que preside Marcos Montero se asegura compartir la necesidad planteada por el ministerio para incentivar la utilización de las autopistas, pero la diferencia de criterios nace de la intención del Gobierno de prohibir la circulación por las carreteras nacionales paralelas, tal y como ya se viene haciendo en un tramo de la N-II, en Gerona, y de otro de la N-340, en Castellón.

Tras rechazar que los peajes sean obligatorios, desde CETM reclaman a Fomento que elabore «un minucioso estudio de este proyecto, en el que se analice en profundidad aspectos tan importantes como los siguientes: cálculo de la intensidad media de diaria (IMD) del tráfico de camiones en los tramos a prohibir, identificación de infraestructuras inadecuadas e insuficientes y su correspondiente subsanación, eliminación de puntos negros y cuellos de botella, reducción de las restricciones al tráfico de camiones, construcción de áreas de servicio adecuadas, mantenimiento de los descuentos, periodos de prueba, etc».

Al mismo tiempo, desde Fenadismer también se ha expresado el rechazo a la medida al entender que «la utilización de las autopistas de peaje debe tener carácter voluntario, mediante el establecimiento de incentivos o la liberación del peaje de determinados tramos, como así se ha llevado a cabo en anteriores ocasiones», para añadir que «no podemos admitir que la rentabilidad de las concesionarias de autopistas se soporte en la maltrecha economía de las empresas transportistas».

Para la organización que preside Julio Villaescusa «existen medidas menos costosas y más eficaces para contribuir a la mejora de la seguridad vial en las carreteras nacionales, como su conversión en vías 2+1, que representan un coste muy inferior al de las autovías y han resultado muy exitosas en los países donde se encuentran implantadas».

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *