La IRU emite una alerta ante la imparable escasez de conductores profesionales

Un informe revela que la escasez de conductores crecerá un 13% en tan sólo un año al pasar del 23% en 2019 al 36% en 2020.

La Organización Internacional del Transporte por Carretera (IRU) ha calificado de alarmante el aumento en la escasez de conductores profesionales, puesto que según un informe crecerá un 13% en tan sólo un año al pasar del 23% en 2019 al 36% en 2020, datos obtenidos de una investigación entre pequeñas y medianas empresas de transporte y logística en varios países europeos.

Polonia y Rumanía se sitúan entre los países más afectados por esta grave problemática, de tal manera que en Polonia se espera que la escasez de conductores pase del 22% registrado a finales de 2019 al 37% en tan sólo un año, mientras que en Rumanía los datos hablan más si cabe por sí solos con una previsión de escasez del 62% a finales de este año frente al 50%

La falta de mujeres agrava la cuestión
Además, Polonia y Rumania tienen las tasas más bajas de mujeres conductoras en Europa con un porcentaje del 2%. Entre las razones que disuaden a las mujeres de entrar en la profesión se encuentran las difíciles condiciones de trabajo, la falta de zonas de aparcamiento seguras y protegidas y los largos períodos que pasan fuera de casa, advierten desde la IRU

En palabras de Jan Buczek, presidente de la Asociación de Transportistas Internacionales de Carreteras en Polonia (ZMPD) «para alentar a más mujeres y jóvenes a que se dediquen a la profesión, es esencial que se hagan mejoras para garantizar mejores condiciones de trabajo. También es necesario que haya una mayor participación del Estado para facilitar que los jóvenes se conviertan en conductores cualificados y ayudarles a superar los elevados costos que suponen la formación y las calificaciones. También es necesario modificar la reglamentación del transporte. Para utilizar las cualificaciones adquiridas, los estudiantes deben ser capaces de trabajar. Sin embargo, los reglamentos sólo les permiten hacerlo después de cumplir los 21 años de edad. Existe el riesgo de que antes de alcanzar esta edad empiecen a trabajar en otro lugar y no vuelvan a esta profesión».

En lo que respecta a los conductores jóvenes, el 11% de la fuerza de trabajo en Polonia es menor de 25 años, mientras que en Rumanía la edad media de los conductores es de 41 años. Aunque estas cifras son mejores que las medias europeas -el 7% de los conductores europeos son menores de 25 años y la edad media de los conductores comerciales es de 45 años en Europa-, queda mucho por hacer para acercar la profesión a los jóvenes.

La elevada tasa de emigración agrava la escasez de conductores en Rumania
En Rumania, una de las principales causas de la escasez de conductores se debe a las elevadas cifras de la población que emigra. Las cifras oficiales muestran que en los últimos diez años 3,4 millones de rumanos han abandonado el país.

Constantin Isac, presidente del UNTRR, la Unión Nacional de Transportistas por Carretera de Rumanía, explica que «hay varias cosas que pueden hacerse para aliviar la preocupante, y agravante, escasez de conductores en Rumanía, entre ellas impartir capacitación para la reconversión profesional del personal desempleado de otros sectores; reducir la edad mínima de los conductores en el país de 21 a 18 años e importar una mano de obra cualificada no perteneciente a la UE».

Soluciones concretas
Desde la IRU no ocultan que, con todo, la escasez de conductores sigue siendo un problema mundial– y avanzan algunas acciones concretas para afrontar esta negativa dinámica, como reducir y armonizar la edad mínima para convertirse en conductor profesional, elaborar una Carta conjunta con el Consejo de Cargadores Europeos (ESC) para mejorar el tratamiento de los conductores en los lugares de entrega y crear y financiación más y mejores zonas de aparcamiento para camiones seguras y protegidas.

Hasta el momento, esta organización ha logrado 60 millones de euros de financiación de la UE para el desarrollo de zonas de aparcamiento seguras y protegidas para camiones (SSTPA), además de establecer la iniciativa «Mujeres en las conversaciones sobre transporte» para animar a más mujeres a ejercer la profesión.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *