GLS acorta sus plazos de entrega de paquetería en Alemania, Reino Unido, Irlanda e Italia

GLS gestiona alrededor de 436 millones de paquetes al año.
GLS gestiona alrededor de 436 millones de paquetes al año.

GLS Spain ha puesto en marcha recientemente nuevas líneas regulares a Alemania, Reino Unido, Irlanda e Italia, reduciendo de ese modo los tiempos de tránsito hasta esos países. Desde la propia compañía explican que tras la mejora de sus servicios, “por regla general los paquetes llegan a su destino en 48 horas”.

La reducción de los tiempos de entrega ha sido posible gracias a la habilitación de nuevas conexiones entre Madrid y el centro de distribución europeo de GLS en Alemania. Desde la filial española del grupo afirman que “los camiones cargan mercancía adicional durante sus escalas en Zaragoza y Barcelona” y es precisamente en la Ciudad Condal donde “se incorporan numerosos paquetes para exportación a la red GLS”.

Los camiones salen de Barcelona a las 01:00 horas y llegan al centro de distribución europeo de GLS hacia las 19:00 horas. “De este modo, GLS en Alemania puede entregar los paquetes en un plazo de 48 horas”, explica Demian Folla, division manager GLS Spain, quien asegura que ese plazo de entrega hace a la compañía “líder del mercado en paquetería terrestre”.

Además, desde el pasado mes de junio GLS ha habilitado una nueva conexión Madrid-Barcelona-Puurs (Bélgica), que le permite reducir en 24 horas los tiempos de tránsito a Reino Unido e Irlanda, “llegando a ambos destinos en 48 y 72 horas respectivamente”.

La conexión con Milán (Italia) también ha sido mejorada después de que la empresa haya modificado la hoja de ruta para ese trayecto. Ahora, el camión sale a las 08:00 horas y arriba a la ciudad transalpina a las 21:00 horas, de modo que la filial italiana de GLS entrega “ya al día siguiente los paquetes en el norte y el centro de Italia”. “Hemos reducido hasta 24 horas el tiempo de tránsito, y esto es válido para los envíos España-Italia y viceversa”, señala Demian Folla.

GLS Spain ha llevado a cabo esta reestructuración y mejora de sus conexiones con diferentes destinos dentro del Viejo Continente tras detectar que “las exportaciones dentro de Europa están adquiriendo una importancia creciente” para sus clientes.

Antes de la implantación definitiva de las nuevas rutas, GLS Spain llevó a cabo pruebas y sincronizaciones, midió tiempos, analizó resultados y comprobó que la calidad de entrega siguiera siendo alta. “Nuestros clientes, sobre todo del sector e-ecommerce, textil y calzado se mostraron muy satisfechos”, afirma Demian Folla.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *