El transporte de mercancías por carretera en Europa genera un coste externo cinco veces mayor que el ferrocarril

«AMDPress.- Ayer, 27 de noviembre, Renfe presentó en Madrid un estudio sobre los «»“Costes externos de los transportes en Europa»», elaborado por la Universidad alemana de Kalsruhe y la consultora suiza Infras AG, en el que se pone de manifiesto que «»“en el mercado europeo el camión resulta cinco veces más costoso para la sociedad que el ferrocarril en términos relativos, siendo éste último modo de transporte el que menor gasto origina»». De hecho, el informe concluye que el fomento del transporte de viajeros y de mercancías por ferrocarril debería ser una prioridad de los estados.

Uno de los datos reveladores para llegar a dicha conclusión es que «»“los costes externos del transporte de mercancías por ferrocarril ascienden a 17,9 euros por 1.000 toneladas/km, mientras que el camión cuesta 87,8 euros»».

El estudio, en el que el ferrocarril español ha estado representado a través de Renfe y cuyos resultados se presentaron directamente ante la Comisión y el Parlamento europeos el pasado 6 de noviembre en Bruselas, analiza la situación de los costes externos -los que no asume el mercado por la vía de precios, sino que asumen directamente los contribuyentes a través de los impuestos-, en todos los modos de transportes de la Unión Europea, Suiza y Noruega.

Una de las conclusiones extraídas es que España se encuentra en la cola de Europa en este sentido, ya que el conjunto de los modos de transporte en nuestro país genera unos costes externos de 58.162 millones de euros, el 9,56% del PIB, mientras que en el conjunto de los quince países analizados en el estudio el montante global que asciende a 650.275 millones de euros supone el 7,3% del PIB. Esta considerable diferencia de más de dos puntos porcentuales se debe al mayor peso que tiene en nuestro país el transporte por carretera, especialmente el de mercancías; de hecho en España el perfil de los costes externos es diferente, ocupando un primer puesto los camiones y furgonetas como modo más costoso, frente al resto de Europa en el que el automóvil aparece en primera posición.

Por último, el informe revela que los costes generados por la congestión, tanto en las ciudades como en el conjunto de las carreteras de los países analizados se elevaron a 63.000 millones de euros en el año 2000, una cifra que se ha duplicado en cinco años, «»“siendo el termómetro de la enfermedad que padece el transporte en Europa»».»

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *