El fin de las bonificaciones a camiones en Cataluña llega hasta el Defensor del Pueblo

Los transportistas sufren «un abuso y un incumplimiento grave de la vigente ley general de publicidad por parte de la empresa concesionaria y una indefensión e inseguridad jurídica por parte de ambas Administraciones», denuncian desde Fenadismer.

«Ceremonia del oscurantismo» es la expresión con la que Fenadismer califica el comportamiento de la empresa Abertis, concesionaria de las autopistas AP-2 y AP-7, así como de la Generalitat de Cataluña y del Ministerio de Transportes, «porque ni en el Boletín Oficial ni sus webs oficiales hacen referencia alguna al supuesto acuerdo o decisión por el que dejan sin efecto» las bonificaciones a los transportistas tras el levantamiento temporal de las restricciones a la circulación, lo que ha conllevado también la eliminación de los desvíos obligatorios a los camiones en Cataluña.

 

Más allá de lo anterior, desde la organización de transportistas que preside Julio Villaescusa añaden que «en pleno agravio y desconsideración hacia el sector del transporte por carretera, sorprendentemente se mantienen las bonificaciones para los vehículos particulares, que encima alcanzan el 100% de bonificación a diferencia del 50% máximo del que disfrutaban los transportistas».

Para este colectivo, los transportistas sufren «un abuso y un incumplimiento grave de la vigente ley general de publicidad por parte de la empresa concesionaria y una indefensión e inseguridad jurídica por parte de ambas Administraciones», lo que ha motivado la interposición de las correspondientes denuncias tanto a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia como al Defensor del Pueblo.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *