Subir la flexibilidad laboral y bajar impuestos. Por Francisco Aranda, presidente de UNO

«No hay que revertir las reformas eficaces, como la del marco laboral, porque la economía española lo que necesita es ser más eficiente y competitiva, y no introducir rigideces negativas a la creación de empleo».

Nos enfrentamos a una crisis de una magnitud enorme. En palabras del Gobernador del Banco de España, una crisis marcada por su severidad, temporalidad y su globalidad y que, por culpa del maldito virus, generará una contracción del PIB de entre el 9,5% y el 12,4% este año. Aunque social y psicológicamente el virus nos ha dado una ligera tregua, los rebrotes y la inestabilidad a él aparejada urgen a aplicar ya medidas que aceleren la recuperación. Para esta crisis no hay recetas mágicas. Tenemos que ir hacia una economía más inclusiva, que no deje a nadie atrás.

Nuestra economía necesita certidumbre y seguridad jurídica, porque es la única forma de que empresas e inversores nacionales e internacionales inviertan y generen empleo en nuestro país. En este sentido, hay que destacar que los operadores de logística y transporte somos empresas tractoras de inversiones y estratégicas para la competitividad del resto de sectores e industrias. Son tiempos complejos e inéditos para todos los países del globo y para todos los sectores, por lo que no debemos partir en desventaja en la carrera hacia la recuperación. El pistoletazo de salida ya se ha producido, por lo que tenemos que arrancar ya con la puesta en marcha de medidas que nos aproximen hacia la normalidad económica.

La reciente Cumbre Empresarial de la CEOE para liderar la recuperación de nuestra economía, en la que intervinieron casi un centenar de empresarios de todos los sectores, y de compañías de todos los tamaños, puso de manifiesto dos mensajes claros: no es el momento de subir impuestos, ni tampoco de modificar la reforma laboral.

El propio Pablo Isla hacía un llamamiento a huir de dogmatismos y de ideas preconcebidas en las medidas para salir de la crisis. Tan importante como las iniciativas que se pongan en marcha es no desmontar lo que está funcionando. Con esto el CEO de Inditex quería insistir en que no hay que revertir las reformas eficaces, como la del marco laboral, porque la economía española lo que necesita es ser más eficiente y competitiva, y no introducir rigideces negativas a la creación de empleo.

En materia fiscal el objetivo debe ser, al igual que están haciendo otros países europeos, recaudar más pero a través del crecimiento  económico en lugar de subir impuestos. Solo así nuestra economía crecerá, generando puestos de trabajo y, con ellos, riqueza y bienestar para todos. Mientras el Gobierno de España apunta a posibles subidas fiscales, países como Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Alemania o Italia ya han reducido sus impuestos para agilizar su crecimiento económico.

Además de la salida de la crisis nos jugamos la transformación hacia una economía mejor, más competitiva y con mayor potencial de generación de empleo.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *