Prueba del Renault T 430: Versatilidad al poder

El salto de calidad dado por el fabricante francés con este modelo es sencillamente espectacular. Foto: José Ramón Ladra

Por Silvio Pinto

El nuevo sustituto del Premium solo hereda de éste su mayor virtud, la austeridad en el consumo de combustible. En el resto de parámetros valorables, poco o nada lo recuerda. Y es que el salto de calidad dado por el fabricante francés es sencillamente espectacular.

Ya comentamos en su día, cuando Renault Trucks hizo la presentación dinámica a la prensa especializada de su flamante nueva serie T, que la versión que teóricamente sustituía al Premium era claramente superior en todos los aspectos que tuvimos ocasión de probar en aquella ocasión. Quedaba pendiente de valorar el apartado de rentabilidad/consumo/rendimiento hasta que el vehículo en cuestión visitara nuestro recorrido de pruebas. El momento llegó, y después de repasar los números de la tarjeta de datos podemos concluir que también en el capítulo de consumo mejora los fabulosos números que tuviera el modelo más competitivo del fabricante francés en materia de economía de uso.

Iniciamos nuestra ruta habitual con cierta incertidumbre acerca de la climatología que nos iba a acompañar. Junio es mes de tormentas, y en el cielo el sol asomaba por momentos entre nubes blancas y gris negruzco. Apenas abandonamos la Comunidad de Madrid, las más oscuras decidieron bautizar al camión del año 2015 con generosidad. Es más, antes de llegar a Aranda de Duero un segundo chaparrón nos recordaba cómo se las gasta esta primaveral época del año. A pesar de las condiciones cambiantes, el astro rey tuvo tiempo más que suficiente para garantizar que el camión llegara completamente seco al tercer y penúltimo aguacero de la jornada, ya en la AP-6, previo al “diluvio final” que dejamos atrás cuando abandonamos las tierras castellano-leonesas.

En estas poco favorables condiciones pudimos comprobar la eficacia de los limpiaparabrisas, y la sensación de seguridad del vehículo, que fue de nota. Tampoco faltaron, para penalizar el registro final, las obras de asfaltado a la salida de Valladolid ni un vehículo lento que nos acompañó durante más kilómetros de los deseados y que terminaron por lastrar la velocidad media de la prueba. Pero volvamos a nuestro protagonista.

LEA LA PRUEBA COMPLETA EN LA REVISTA TODOTRANSPORTE

 

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *