Mercedes-Benz se prepara para la reactivación del mercado de vehículos de construcción

Mercedes-Benz Arocs
Durante la toma de contacto fue posible conocer de cerca diversas variantes del Arocs, tanto en configuración de cabeza tractora como de vehículo rígido.

Mercedes-Benz ha detectado que la atonía en el mercado de camiones de construcción es cosa del pasado y ha decidido afrontar la recuperación de las ventas de este segmento con un evento que ha tenido lugar durante dos semanas en una cantera cercana a Aranjuez, Madrid, en la que la marca de la estrella ha congregado a cerca de 300 participantes, entre clientes y miembros de su red comercial, para ofrecer un toma de contacto con su modelo Arocs en condiciones reales de utilización.

El mercado vehículos de obras crece actualmente en España a un ritmo del 50%, tal y como explicó el pasado 30 de octubre a la prensa Antonio García-Patiño, director general Camiones de la compañía, que estimó un volumen total de unidades en este segmento cercano a los 250 vehículos para este año, una cifra que, concretó, supone todavía una cuarta parte de las 1.000 unidades anuales que considera razonables para un mercado como el español. De lo que no cabe duda, zanjó el directivo, es de que las 3.500 matriculaciones de camiones de obra que España acumuló allá por el año 2007 «no volverán».

En este contexto de recuperación, avanzó García-Patiño, el parque de camiones en España es muy antiguo y la financiación ha vuelto, factores que junto a la robustez de la economía permiten estimar para 2016 «un buen incremento del mercado».

Durante la toma de contacto fue posible conocer de cerca diversas variantes del Arocs, tanto en configuración de cabeza tractora como de vehículo rígido. Entre las novedades de esta gama aparece el sistema de tracción hidráulica auxiliar, que permite a una tractora de carretera afrontar zonas de cierta complicación pero con menos peso (y por lo tanto mayor carga útil, concretamente 500 kilos más que un vehículo con tracción permanente y 350 kilos más que uno con tracción desconectable) y menos consumo que en el caso de un vehículo con tracción permanente en el eje delantero. Frente a una tractora 4×2 convencional, el incremento de peso con este sistema de ayuda a la tracción es de 350 kilos.

Otra de las novedades es la tracción total conectable, que permite en el caso de un vehículo concebido fundamentalmente para circular fuera del asfalto salir a carretera con menos consumo frente a un vehículo equipado con tracción permanente no desconectable. También hubo oportunidad de testar sobre terrenos muy exigentes y a bordo de camiones rígidos avanzados dispositivos tecnológicos como la ayuda en pendiente o el antibalanceo.

Dentro del apartado de dispositivos opcionales fue posible conocer de cerca del turboembrague-retardador, desarrollado por Voith, el cual, frente a un embrague convencional, «permite arrancar y maniobrar el vehículo con precisión y sin desgaste al conducir con cargas elevadas o sobre terrenos difíciles». Al ponerse en marcha el vehículo la fuerza se transmite por vía hidráulica y, por lo tanto, sin desgaste mecánico.

Para llevar a cabo la toma de contacto del Arocs, el modelo del fabricante para labores de obra y construcción, la marca contó con la colaboración tanto de Voith como de Meiller, fabricante alemán especializado en volquetes cuyo representante en España, Jorge Robles, no dudó en valorar el liderazgo de la compañía en el mercado, la cual se ha convertido, subrayó, «en la única que fabrica su propia hidráulica».

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *