Los transportistas piden al Gobierno de Madrid que les devuelva el céntimo sanitario

Centimo sanitario madrid
Centimo sanitario madrid

Los asociados a la Federación de Organizaciones de Transportistas de la Comunidad de Madrid (Fenadismer Madrid) emprenderán próximamente “una campaña masiva de envío de cartas” solicitando al Ejecutivo que preside Ignacio González que “haga efectivo su compromiso de rebaja de los impuestos de ámbito autonómico, mediante la supresión o devolución íntegra a los profesionales del sector del transporte por carretera” del céntimo sanitario.

El tramo autonómico del Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos lleva vigente en Madrid desde agosto de 2002 y asciende a 1,7 céntimos de euro por cada litro repostado en las estaciones de servicio de la comunidad autónoma.

A pesar de que esta cuantía es la menor entre todas las autonomías que han implantado el céntimo sanitario, lo cierto es que la mayoría de las regiones que lo cobra ha establecido mecanismos para la devolución de la tasa a los profesionales de la carretera. Así sucede en Castilla y León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Principado de Asturias, Región de Murcia, Extremadura, Cantabria, Comunidad Foral de Navarra, Islas Baleares y Cataluña.

No devuelven el céntimo sanitario a los transportistas ni Galicia ni Andalucía, mientras que sólo tres comunidades autónomas -además de Canarias, que tiene un régimen fiscal especial- no cobran la tasa; se trata de Aragón, País Vasco y La Rioja, que se han erigido en verdaderas islas fiscales y aprovechan esa condición para atraer a los profesionales del volante a las estaciones de servicio de su territorio.

Fenadismer Madrid afirma que la negativa a la devolución del céntimo sanitario a los transportistas por parte del Gobierno madrileño implica que las gasolineras de la región ofrecen un precio para los profesionales superior al que se da en los puntos de suministro de otras autonomías “coloca a las empresas transportistas madrileñas en una situación competitiva desventajosa”, por lo que se ven “obligadas a repostar carburante en las comunidades autónomas limítrofes para evitar el impacto económico de dicho impuesto en nuestra región, con el consiguiente perjuicio para las gasolineras madrileñas”.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *