Los transportistas exigen mayor flexibilidad en cuanto al transporte urbano de mercancías

«AMDPress.- Bajo el título «»“La distribución de las mercancías en las grandes ciudades»», Aeutransmer organizó el pasado 12 de mayo una jornada en la que se criticó abiertamente la falta de flexibilidad de la Administración respecto al transporte urbano de mercancías. El evento, que contó con la colaboración de la consultora SPIM y la subvención del Ministerio de Fomento, destacó asimismo que la «»“flexibilidad requerida»», se refiere fundamentalmente a la aplicación de las normas en las zonas de carga y descarga, los aparcamientos en doble fila y al inminente carné por puntos.

La jornada contó con la participación del consejero delegado de SPIM, Alfredo Irisarri, el presidente de Única y secretario del Grupo UNIDE, el responsable del proceso de transporte de distribución de Eroski, Inaki Bolinaga, y, por parte de la Administración, el director gerente de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Javier Conde. Todos los ponentes coincidieron en que el transporte urbano de mercancías es un «»“mal necesario»» para las ciudades, puesto que sin su presencia las ciudades no podrían ser abastecidas.

Para los transportistas y cargadores, uno de los principales problemas de este tipo de transporte es que la Administración no es todo lo flexible que se requiere, sobretodo en lo concerniente a los aparcamientos en doble fila, donde debería tener «»“una mayor sensibilidad y una mayor racionalización de la distribución urbana»», según señalaron algunos asistentes. De hecho, Irisarri considera que «»“las solución reside en los propios agentes implicados, es decir, transportistas, cargadores, comercios y la propia Administración»». Además, instó al diálogo para poder acercar posturas y encontrar entre todos una solución.

Por su parte, Bolinaga, responsable del proceso de distribución de Eroski, cree que «»“habría que aprovechar de mejor manera las infraestructuras municipales y definir las zonas de carga y descarga, que sean respetadas tanto por los transportistas como por los ciudadanos»». Estos espacios, los de carga y descarga, gran parte del tiempo están indebidamente ocupados, como ocurre en Bilbao, donde «»“más del 75% de las operaciones de carga y descarga se realizan en zonas prohibidas»», según datos presentados por Irisarri y la consultora SPIM.

Durante el evento, por otro lado, los ponentes analizaron el problema que supondrá para el transporte urbano de mercancías la llegada del carné por puntos. Los estacionamientos en doble fila, en zonas de carga y descarga más tiempo del permitido o el carril bus, podrán conducir a la retirada del carné de conducir si hay reiteración, algo que hasta hora es bastante habitual pero que sólo era sancionado con multas. Al respecto, se avanzaron las primeras medidas de presión, como es el caso de los distribuidores de pan en Madrid, que amenazan con dejar de distribuir cuando sea efectivo el carné por puntos si la Administración no es más flexible en este asunto.

Por último, el único representante de la Administración en el evento, Javier Conde, director gerente de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, declaró que «»“desde el Ayuntamiento (de Madrid) se está intentando racionalizar el uso del vehículo privado, crear intercambiadores… que eviten la congestión viaria de la ciudad y facilite la distribución de mercancías»». Concretamente, las medidas del Ayuntamiento de Madrid consisten en la ampliación del Servicio de Estacionamiento Regulado a través de la creación de Áreas diferenciadas de uso comercial, la ampliación del carril bus y prestar especial atención a las áreas habilitadas para la carga y descarga.»

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *