Los fabricantes alertan sobre los peligros de los neumáticos de segunda mano

Tires for sale at a tire store
El Consorcio del Caucho recomienda la utilización de neumáticos nuevos para garantizar seguridad y menor consumo de combustible.

El 61% de los accidentes de tráfico relacionados con el estado del vehículo en 2014 tuvo relación directa con un mal estado de los neumáticos, según se desprende de los datos facilitados por la Dirección General de Tráfico (DGT). Por eso, los fabricantes de estos productos recuerdan que “sólo los neumáticos de primera mano están en condiciones de garantizar las funciones necesarias para la seguridad en carretera”.

Y esta advertencia no es baladí, a juzgar por los “dos millones de neumáticos de segunda mano que circulan por las carreteras españolas sin ningún control administrativo, lo que podría suponer el 7% del total”, tal y como explican desde la Comisión de Fabricantes de Neumáticos del Consorcio del Caucho, que integra a los principales fabricantes de neumáticos (Bridgestone, Continental, Goodyear, Dunlop, Michelin y Pirelli).

Las marcas explican que la crisis ha propiciado que el número de neumáticos de segunda mano que se utilizan en España haya crecido en los últimos años. De hecho, hasta 2008 nuestro país exportaba neumáticos usados, mientras que en la actualidad es un importador neto de estos productos, especialmente de Francia y Alemania, y en menor medida de Italia y Holanda.

La Comisión de Fabricantes de Neumáticos del Consorcio del Caucho recuerda que al adquirir un neumático de segunda mano el comprador desconoce la trayectoria de ese producto, por lo que “es imposible verificar las condiciones reales en las que se encuentra el neumático”. Además, como es obvio, “su vida útil es menor, algo lógico teniendo en cuenta que el neumático ya ha sido usado y por tanto ya existe desgaste”.

Las principales marcas fabricantes recuerdan además que los neumáticos de segunda mano “pueden presentar defectos ocultos, que podemos no advertir con una simple inspección ocular, sino que se encuentran en el interior de la estructura del neumático y que sólo podríamos apreciar mediante máquinas especiales”.

Pero es que además el supuesto ahorro derivado de montar neumáticos de segunda mano no es tal, puesto que al ser el único punto de contacto del vehículo con el asfalto, si no se encuentran en condiciones óptimas provocarán un incremento del consumo de combustible que anulará la ventaja económica inicial que se produce al montar un neumático usado.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *