Los Bomberos de la Comunidad de Madrid confían en Allison

El Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid incorporó a lo largo de 2014 un total de11 vehículos tipo autobomba rural pesada (BRP), para servir como vehículos de primera salida en otros tantos parques ubicados en la región. Montados sobre chasis Mercedes Atego 1629 AF con carrocería Rosenbauer, todos los camiones están equipados con cajas automáticas Allison de la serie 3000.

La última de las unidades equipada con Allison estará operativa en el Parque Central de Las Rozas y “servirá también de banco de pruebas para testar y comprobar el funcionamiento de nuevos equipamientos y soluciones que se puedan incorporar en la flota”.

En este sentido, las citadas instalaciones han acogido recientemente varias jornadas formativas durante las que un total de 80 bomberos madrileños han conocido de primera mano todas las características de estas cajas de cambio, especialmente diseñadas para desenvolverse en las condiciones más exigentes.

Para sacar el máximo partido a estos dispositivos, la formación es indispensable. Así lo afirmaRoberto Prieto Merchán, oficial técnico del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, Área de Medios Técnicos Vehículos, quien explica que “a pesar de la confianza en el producto, su puesta en marcha puede plantear distintos retos”.

Desde Allison explican que sus transmisiones automáticas “son a menudo la opción preferida en los servicios públicos de prevención, extinción de incendios y salvamentos, a causa de sus ventajas en cuanto a fiabilidad y seguridad”.

Conducir vehículos pesados, en condiciones cercanas a su límite máximo de carga, y en situación de emergencia y tráfico congestionado es uno de los escenarios de trabajo más exigentes para un conductor. Todo aquello que facilite la conducción trae consigo una mayor seguridad en la operación”, afirman desde el fabricante.

El cambio Allison te permite concentrar todos los sentidos en la carretera”, explica Prieto. “La transmisión asegura que siempre se dispone del par adecuado en las ruedas, mientras que el retarder te ofrece una potencia adicional de frenado. El freno de servicio sólo se utiliza en situación de emergencia o para detener completamente el vehículo”.

El oficial técnico Roberto Prieto también habló de las ventajas de Allison en cuanto al mantenimiento. En este sentido, asegura que “al incorporar el retarder, se eleva la vida útil de los frenos”, a lo que hay que añadir que “la gestión electrónica que realiza sirve de protección al motor”. Obviamente, al no disponer de embrague se reducen los gastos de mantenimiento y reparación, así como el tiempo de inactividad.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *