La nueva Directiva sobre control laboral debe garantizar el principio de igualdad

«AMDPress.- La Organización Mundial del Transporte por Carretera, IRU ha acogido favorablemente la nueva propuesta de Directiva de la Comisión Europea sobre control de la normativa laboral en el sector del transporte por carretera, que debe considerarse en el marco de la tendencia a la armonización de las normas sobre seguridad y salud laborales y de las referentes a la igualdad de la competencia. En cualquier caso, asegura, será necesario profundizar aún más en esta regulación al objeto de aumentar su eficacia global y evitar cualquier discriminación.

La Comisión
propuso un calendario dirigido a aumentar progresivamente el número total de días de trabajo verificados por las agencias nacionales de control. Si el porcentaje inicial del 3% permite armonizar la amplitud de los controles en todo el territorio de la Unión Europea, la IRU propone que cualquier incremento futuro de las medidas de control se centre en aquellas empresas y conductores en las que exista un mayor potencial de infracción de las normas laborales, de conformidad con lo que pongan de manifiesto los análisis de riesgo. «»“Esta política se vería reforzada con una tipificación de las infracciones calificables como «»“graves»» a las que se vincularía una pena adecuada, siempre en el marco de la Unión Europea»», apunta.

Por otro lado, la IRU asegura que las inspecciones efectuadas en las empresas y los controles aleatorios realizados en las carreteras son instrumentos de control muy importantes, «»“pero su frecuencia y su alcance harán posible que, tanto las agencias de control como los transportistas, puedan desarrollar su trabajo de la manera más eficaz posible»». Además, para la Organización está claro que un incremento puro y simple del número total de controles realizados entre todos los transportistas traerá consigo una utilización ineficiente de los recursos de control, «»“que ya de por si resultan limitados»».

La IRU quiere dejar claro, por otro lado, que la medida expondría a los agentes controladores a una presión muy fuerte, ante la tentación de concentrar su atención, quizá de manera poco equitativa, en empresas de grandes dimensiones y en aquellos operadores con vehículos equipados de tacógrafos digitales, ya que en este caso la verificación de un número superior de días de trabajo les llevaría menos tiempo. «»“Conviene, además, dedicar una especial atención a la manera en la que se utiliza este tacógrafo digital, sobre todo durante los primeros años siguientes a su implantación»», apunta.

Finalmente, en el caso de controles de carretera, el ámbito de aplicación de la Directiva debería quedar estrictamente limitado a las horas de conducción y descanso. Ampliar dicho ámbito con el objetivo de incluir los tiempos de trabajo, sometería a las agencias nacionales de control a la homérica tarea de velar por el respeto de unas reglas de las que actualmente no son responsables y que incluso difieren de un estado miembro a otro.»

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *