La DGT y Fomento ultiman un plan para trasvasar camiones a las autopistas de peaje

El plan, que se encuentra ya en un avanzado estado de gestación, afectaría a cerca de 1.000 kilómetros de vías convencionales.
El plan, que se encuentra ya en un avanzado estado de gestación, afectaría a cerca de 1.000 kilómetros de vías convencionales.

La Dirección General de Tráfico y el Ministerio de Fomento trabajan en un plan que pasa por prohibir la circulación de vehículos pesados en determinados tramos de carreteras convencionales para trasvasar ese tráfico a autopistas de peaje que circulen de forma paralela. La finalidad no es otra que reducir la elevada siniestralidad que la DGT ha detectado en este tipo de vehículos en carreteras de un carril para sentido de la circulación y que están sometidas a un elevado tránsito de camiones.

El plan, que se encuentra ya en un avanzado estado de gestación, afectaría a cerca de 1.000 kilómetros de vías convencionales. La prohibición a la circulación de vehículos pesados en esas carreteras se vería compensada con una reducción del 50% en la tarifa de los peajes en el tramo correspondiente de la autopista de pago, que se convertiría en vía de uso obligatorio. Para los transportistas que ya circularan por la autopista de peaje el descuento en ese tramo sin alternativa gratuita el descuento se fijaría en el 35% frente a la tarifas fijadas.

Aunque desde el mundo del transporte se asegura no conocer muchos más detalles de este ambicioso plan, sí es cierto que las primeras reacciones pasan por una acogida favorable al mismo. «El ahorro en el consumo de los vehículos y en tiempo de viaje gracias a la ausencia de congestión viaria compensaría el pago del 50% del precio del peaje», reconoce un alto representante del mundo asociativo del transporte, que no oculta tampoco las ventajas derivadas de la reducción de la siniestralidad que provocaría la medida.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *