Fenadismer propone varias medidas para reducir la siniestralidad en la N-340 sin desviar los camiones al peaje

Entre otras medidas, Fenadismer propone ampliar la vía a 2+1 carriles para facilitar los adelantamientos.
Entre otras medidas, Fenadismer propone ampliar la vía a 2+1 carriles para facilitar los adelantamientos.

Fenadismer ha hecho público un comunicado en el que propone una batería de medidas para reducir la elevada siniestralidad de la N-340. Lo novedoso del conjunto de iniciativas sugeridas por la federación, entre las que que no se contempla el desvío obligatorio de camiones a la AP-7, es que su implantación “apenas supone coste económico alguno para las arcas públicas”.

En primer lugar, la organización empresarial recomienda “reducir la velocidad máxima en toda la N-340”. En palabras de los responsables de Fenadismer, esa limitación tendrá como efecto directo “no sólo la disminución de la siniestralidad vial, sino que además desincentivará a un número importante de usuarios particulares de utilizar dicha carretera”.

Fenadismer propone combinar esa reducción en la carretera convencional con un “incremento de la velocidad máxima autorizada en la autopista AP-7”. Y es que, según la asociación el “estrecho margen de diferencia” existente entre los límites de velocidad de ambas vías (100 km/h en la carretera convencional y 120 km/h en la de peaje) “no incentiva a los usuarios particulares a preferir la utilización de la autopista”.

Paralelamente, la federación de transportistas considera conveniente convertir la N-340 en una vía 2+1, circunstancia que contribuiría “de forma importante a la reducción de la siniestralidad”, puesto que favorecería “el adelantamiento de los vehículos en condiciones más seguras”. De hecho, la organización sostiene que esta configuración viaria ha demostrado ser “muy exitosa en los países donde se encuentran implantada, y además con un coste muy inferior al de la construcción de una autovía”.

Descuentos para todos

Con el objetivo de descongestionar la N-340, Fenadismer propone aplicar “un programa de descuentos por la utilización voluntaria de la autopista de peaje del que puedan beneficiarse toda categoría de vehículos”.

Al incentivar de este modo la utilización de la AP-7 por parte de cualquier vehículo, la asociación considera que esas rebajas podrían ser soportadas “íntegramente por la concesionaria”, que obtendría un “mayor ingreso producido por el aumento considerable de vehículos que transitarían por la autopista de peaje”.

Desde Fenadismer explican que plantearán esta batería de medidas tanto al Ministerio de Fomento como al del Interior y a la Generalitat de Cataluña, administraciones a las que explicará que “todos los vehículos que circulan por la carretera, y no sólo los camiones, son responsables de la siniestralidad” que se produce en la N-340, que ya se ha cobrado 17 víctimas mortales en lo que va de año.

Por su parte, asociaciones regionales como la Confederació Empresarial de Transports per Carretera de Catalunya (CETCAT) y la Coordinadora d’Organitzacions de Transportistes de Catalunya (COT) ya han manifestado públicamente que “el sector no aceptará ningún tipo de medida que suponga un incremento de sus costes”.

En un comunicado conjunto, CETCAT y COT informan de que próximamente se creará una comisión de trabajo integrada por los representantes de la Administración catalana y estatal para buscar soluciones al problema de seguridad vial que sufre la N-340.

Y advierten de que, puesto que en junio el propio conseller de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila i Vicente, expresó su compromiso de “no adoptar ninguna decisión de forma unilateral”, ambas asociaciones prevén que serán convocadas “en breve” con el objetivo de “ buscar una solución consensuada con el sector”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *