«El motor diésel seguirá siendo la opción preferida en el futuro», aclaran desde Bosch

Bosch y el fabricante chino de motores Weichai Power han aumentado la eficiencia de un motor diésel para vehículos comerciales hasta el 50 por ciento, «un verdadero hito», destacan, dado que el valor máximo hasta la fecha para camiones era del 46 por ciento.

«El motor diésel es el sistema de propulsión dominante en los vehículos comerciales y, previsiblemente, seguirá siendo la opción preferida en el futuro», apuntan desde la multinacional alemana Bosch en su análisis de la ofensiva tecnológica actualmente en marcha de cara a reducir el impacto medioambiental de los vehículos destinados al transporte de mercancías. «Ningún otro motor de combustión se utiliza de tantas formas, sus ventajas incluyen una alta eficiencia y los beneficios económicos asociados, así como un fuerte rendimiento del motor», prosiguen desde la compañía.

A partir de este planteamiento, Bosch y el fabricante chino de motores Weichai Power han aumentado la eficiencia de un motor diésel para vehículos comerciales hasta el 50 por ciento, «un verdadero hito», destacan, dado que el valor máximo hasta la fecha para camiones era del 46 por ciento. “Esto demuestra que Bosch está mejorando sistemáticamente sus sistemas de propulsión diésel para el uso dentro y fuera de la carretera”, dice Uwe Gackstatter, presidente de la división Powertrain Solutions de Bosch. La compañía también los ha aprobado para el uso de combustibles sintéticos.

Una característica del nuevo motor es el sistema common-rail modular de Bosch para vehículos comerciales, que alcanza una presión de inyección de hasta 2.500 bares. «El sistema garantiza un suministro e inyección de combustible eficiente, es escalable y se puede configurar para tamaños de motor de hasta ocho cilindros», detallan. Dependiendo del segmento, tiene una vida útil de hasta 1,6 millones de kilómetros y de 15.000 horas en uso fuera de carretera.

Transporte ligero

En el ámbito del transporte ligero, Bosch ha desarrollado las soluciones de propulsión eCityTruckformadas por un módulo compacto, compuesto por el eje eléctrico e-axle, que combina el motor eléctrico, la electrónica de potencia y la transmisión en una única unidad, y un módulo de propulsión eléctrico (sin la transmisión). Ambas soluciones se pueden escalar para vehículos comerciales ligeros de hasta 7,5 toneladas con autonomías de hasta 200 kilómetros.

Transporte regional

Fuera del ámbito urbano, Bosch ofrece la solución de propulsión eRegioTruck para camiones medianos y pesados. Un motor eléctrico, un inversor y una unidad de control son parte de esta solución. Dependiendo de la topología, el motor eléctrico compacto puede desarrollarse como una unidad eléctrica separada en combinación con una transmisión, o como un componente activo integrado en un eje rígido.

Transporte de larga distancia

Ya en lo tocante al transporte de largo recorrido, en Bosch tienen claro que «debido al alto kilometraje y a la carga que transportan, el potencial de reducción de CO2 en los vehículos que recorren rutas de largo recorrido es particularmente grande», para añadir que están examinando los problemas técnicos relacionados con el uso de hidrógeno en los motores de combustión así como estudiando su comerciabilidad. «Las actuales tecnologías de motores disponibles y las arquitecturas de vehículos existentes forman ya una base sólida para desarrollar este enfoque», avanzan.

De cara al futuro, las soluciones de propulsión eDistanceTruck incluyen pila de combustible así como hibridación. El sistema de pila de combustible gana enteros al combinar un tiempo corto de repostaje y una larga autonomía. Si además, el hidrógeno utilizado proviene de fuentes renovables, entonces el funcionamiento de la pila de combustible es climáticamente neutro. Bosch ofrece varias soluciones para sistemas de pilas de combustible móviles que abordan los requisitos de los clientes en todo el mundo: para la pila como núcleo del diseño, para los componentes individuales en los submódulos o para el sistema general en los vehículos comerciales.

Gracias a su diseño compacto, las soluciones son fáciles de integrar en las plataformas existentes de vehículos, detallan. Actualmente, Bosch está trabajando con la startup Powercell para desarrollar la pila y prepararla para el mercado. El plan es comenzar la fabricación a gran escala de pilas de combustible en 2022, y lanzar el sistema completo – el módulo de pila de combustible de Bosch – en 2023. Además, la compañía está trabajando con otras empresas como parte del Proyecto H2Haul, financiado con fondos europeos, para construir una pequeña flota de camiones equipados con pilas de combustible y ponerla en circulación.

Ahora bien, matizan, «en aquellas regiones que poseen una infraestructura bien desarrollada de estaciones de servicio de gas natural, el sistema de propulsión de Bosch ofrece una alternativa viable a los combustibles convencionales en rutas de largo recorrido. En comparación con los combustibles líquidos, el gas natural produce menos emisiones de CO2 y partículas, y ofrece en muchos países, dependiendo del precio local del combustible, ventajas de costes».

 

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *