Nissan demuestra que el futuro ya es presente con la eNV200

El coste de mantenimiento de esta versión es inferior en un 40% a la equivalente de gasóleo.
El coste de mantenimiento de esta versión es inferior en un 40% a la equivalente de gasóleo.

Nissan presentó el pasado 12 de junio en Barcelona su modelo eNV200, la versión eléctrica del comercial ligero de la marca nipona y que en Todotransporte tuvimos ocasión de testar intensamente durante toda la jornada por las calles de la Ciudad Condal con un balance más que satisfactorio.

La eNV200 ya está a la venta por un precio para la variante Van que se sitúa en 13.665 euros franco-fábrica tras descontar las ayudas del Gobierno a través del Plan Movele y con la opción de alquiler de las baterías, que supone un coste mensual de 73 euros. Si se prefiere adquirir también la batería, el precio del vehículo (Plan Movele incluido) es de 18.540 euros.

El modelo, fabricado en la planta de Barcelona para todo el mundo (las baterías proceden de las instalaciones británicas de Sunderland), ofrece, de acuerdo con la información que facilita la marca, un coste de mantenimiento inferior en un 40% a la versión equivalente equipada con motor de gasóleo, al tiempo que el consumo de electricidad permite recorrer 100 kilómetros con un coste inferior a los 1,4 euros, cifras que, junto con el citado precio de venta, contribuyen a que este furgón sea ya una propuesta realmente interesante para flotas de furgonetas que realizan diariamente recorridos urbanos para regresar a una base estable en la que pueden realizar una carga nocturna de las baterías.

170 km de autonomía
Un dato clave en el caso de un vehículo eléctrico es la autonomía, que alcanza los 170 km, lo cual permite que se trate de un producto válido, afirman en la marca, para el 35% de las furgonetas europeas que nunca superan los 120 km diarios. “Sólo en Europa, este mercado es de 200.000 unidades anuales y todas estas furgonetas podrían ser eléctricas y recargarse durante la noche. Este mercado podría existir incluso sin la red de cargadores públicos ya que las necesidades de las empresas quedarían cubiertas con una simple carga nocturna”, aseguran convencidos en Nissan.

El 35% de las furgonetas europeas nunca superan los 120 km diarios, detallan en la marca

La carga de las baterías, ubicadas bajo el piso del vehículo para no perjudicar la zona de carga y que esta siga siendo plana, se realiza a través de un conector de 16 amperios (de serie) que exige ocho horas de conexión, o bien a través de un conector de 32 amperios (opcional) que requiere cuatro horas o incluso mediante una carga rápida (con conector también opcional) que permite cargar el 80% de la batería en solamente 30 minutos.

Su velocidad máxima es de 120 km/h, acelera de 0 a 100 km/h en 14 segundos y proporciona un par de 254 Nm disponible desde el mismo momento de la salida de parado. Con un peso en vacío de 1.517 kg (1.286 en la versión diésel de 110 cv), su carga útil alcanza los 770 kg (714 en la variante convencional) con una MMA de 2.220 kg (2.000 en la NV200 dci). La capacidad de carga no varía para alcanzar los 4,2 m3. Sí es diferente, sin embargo, la longitud total del vehículo, que aumenta 16 cm hasta los 456 cm tras modificarse el frontal, zona en la que se aloja el punto de conexión para la recarga-

Por dentro, la diferencia más notable es la nueva instrumentación que incluye un velocímetro digital, un indicador de potencia que muestra la energía consumida y el estado de la recuperación de energía, un indicador de la descarga de la batería y un estado de carga que indica la autonomía restante. Asimismo, una pantalla multifunción ofrece información sobre el estado de carga de la batería, los kilometrajes total y parcial, la presión de los neumáticos, la fecha, la hora y la temperatura exterior. También incluye un análisis del estado de la batería a largo plazo.

En condiciones reales de uso
La presentación del modelo a la prensa especializada incluyó un extenso recorrido por las calles de Barcelona donde fue posible probar el modelo en condiciones reales de uso, con frecuentes paradas, tráfico intenso, velocidad media reducida y muchas solicitudes de par y potencia al motor para desenvolverse con agilidad cuando se trata de llevar la mercancía a tiempo.

El balance fue realmente positivo. La eNV200 ofrece una experiencia de conducción de muchísima más calidad que la de un vehículo con motor térmico. La total ausencia de ruido mecánico, el nivel de entrega de par desde el arranque y la carencia de pedal de embrague y cambio de marchas son características que permiten que el conductor pueda centrarse en mucha mayor medida en las condiciones de circulación y que esta labor se haga con un nivel de exigencia física mucho menor, lo que termina por traducirse en menos fatiga al volante y, en definitiva, en una mejora muy sustancial de las condiciones de trabajo.

 

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *