Mercedes-Benz pone un pie en el futuro con la Vision Van

El prototipo VisionVan incorpora un sensacional despliegue tecnológico en el que la conectividad es el eje en torno al que todo gira.

Mercedes-Benz ha avanzado cómo concibe el futuro en el campo de la distribución urbana de mercancías, y el resultado no puede dejar a nadie indiferente. El prototipo Vision Van incorpora un sensacional despliegue tecnológico en el que la conectividad es el eje en torno al que todo gira.

Vision Van es el revelador nombre con el que se ha bautizado a un prototipo que aglutina todas las respuestas a los fabulosos retos que la distribución urbana de mercancías va a afrontar más pronto de lo que imaginamos. De momento, el sistema de propulsión es totalmente eléctrico, con una autonomía de 270 km y una potencia de 100 caballos (75 kw). A partir de ahí, el vehículo, en cuyo manejo el volante ha sido sustituido por un joystick, incorpora nada más y nada menos que drones para la entrega autónoma de paquetes y dispone de un espacio de carga completamente automatizado. El resultado, avanzan desde la firma de la estrella, es una mejora del 50% en la eficiencia del reparto frente al sistema actual.

La Vision Van es el primer resultado de la iniciativa estratégica de futuro adVANce, con la que la marca busca “evolucionar desde ser un fabricante de furgonetas hasta convertirse en un proveedor de soluciones de transporte”, tal y como detalló el pasado 7 de septiembre el responsable de Mercedes-Benz Vans, Volker Mornhinweg, durante la presentación de este planteamiento de futuro. “O te dejas llevar o te sientas al volante, y nosotros apostamos por la segunda vía”, exclamó, para confirmar que ya en 2020 la compañía que encabeza será una empresa “completamente diferente” de la conocida hasta ahora.

Recorrido por el futuro

Vehículos de transporte no tripulados cargan las estanterías en la furgoneta utilizando un procedimiento automatizado especial.

Ante los enormes retos que debe afrontar el reparto urbano de mercancías, la VisionVan se configura como el elemento central de una cadena plenamente integrada. Con ayuda de algoritmos avanzados se controlan la preparación y la carga de los bultos, la gestión automatizada del espacio de carga de la furgoneta y la planificación de la ruta para el vehículo y para los drones de reparto, al tiempo que se calculan los trayectos ideales para el repartidor.

Dentro de esta novedosa concepción, los envíos se preparan automáticamente en el centro logístico y se almacenan en un sistema especial de estanterías. Vehículos de transporte no tripulados cargan las estanterías en la furgoneta utilizando un procedimiento automatizado. La gestión inteligente del espacio de carga selecciona los paquetes para la entrega manual una vez que la furgoneta ha llegado al punto de descarga, y los entrega al repartidor mediante una esclusa interna en la cabina. En paralelo, el sistema carga dos drones con una carga útil de dos kilos cada uno para su entrega autónoma dentro de un radio de 10 km.

El resultado de esta interacción entre un software de control basado en una nube de datos y el hardware no es otro que una clara disminución del tiempo de reparto por paquete y de tiempo de estacionamiento del vehículo, además de ofrecer nuevas soluciones para la entrega de paquetes en el mismo día del pedido, así como para una entrega puntual, exactamente a la hora deseada por el destinatario. “Esta técnica garantiza además una entrega de envíos prácticamente sin errores”, rematan convencidos desde la marca de la estrella. Obviamente, será el tiempo el que demostrará la validez de estos avanzados planteamientos, pero no cabe duda de que este constructor se ha tomado el asunto muy en serio.

500 millones de euros de inversión

Ni rastro en el interior de elementos todavía habituales como volante, pedales o consola central.

Dentro de su planteamiento, Volker Mornhinweg, responsable de Mercedes-Benz Vans, destaca algunos aspectos claves que van a marcar inexorablemente la distribución urbana en el futuro. Así, en 2030 dos tercios de la población mundial vivirá en ciudades, un ámbito en el que la movilidad eléctrica será algo habitual, y todo ello dentro de un escenario en el que las compras online crecen a un ritmo del 10% anual.

“Estamos en el comienzo de una nueva era digital en el transporte, dejamos los caminos habituales atrás y emprendemos una nueva hoja de ruta”, reveló el directivo antes varios centenares de periodistas llegados de un buen número de países, no sin concretar que la inversión prevista por la compañía en este ambicioso plan alcanza los 500 millones de euros a lo largo de los próximos cinco años.

La revolución también está en el diseño

Con un frontal de diseño radicalmente limpio, la propuesta estética de la Vision Van no deja a nadie indiferente. Su frontal transporta al observador fuera del presente, así como el perfil y la trasera, al tiempo que una vez en el interior prima la funcionalidad extrema una vez que se ha renunciado a elementos habituales hoy en día como el volante, los pedales y la consola central con el objeto de ampliar la libertad de movimientos en la cabina.

Por si fuera poco, el vehículo se comunica con el conductor también mediante el piso de la cabina. Mediante un efecto especial, los indicadores de LED brillan en el piso de acero inoxidable y señalizan al conductor del vehículo, por ejemplo, si puede bajarse con seguridad o se acercan peatones o ciclistas. Lo dicho, todo un derroche de innovación aplicado al transporte urbano.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *