Mario Massarotti: “Ayudamos a los transportistas a abrir mercados”

Grimaldi opera ocho barcos entre Barcelona y Valencia con diversos puertos italianos. Y a través de Finnlines une los puertos de Bilbao, Ferrol y Santander con varios destinos escandinavos.
Grimaldi opera ocho barcos entre Barcelona y Valencia con diversos puertos italianos. Y a través de Finnlines une los puertos de Bilbao, Ferrol y Santander con varios destinos escandinavos.

“Nuestra competencia no son los camiones, son las autopistas. Los transportistas son nuestros clientes, y entre ellos y nosotros hay una complementariedad que nos beneficia a ambos”, afirma con convicción a Todotransporte el consejero delegado de Grimaldi en España, Mario Massarotti, quien remarca que el transporte marítimo de corta distancia “ayuda a los transportistas a abrir mercados”.

Massarotti se muestra convencido de que “las autopistas del mar están contribuyendo al crecimiento económico. (…) Y también estamos colaborando en la mejora de la actividad portuaria”. No obstante, Massarotti lamenta la falta de competitividad de la red portuaria española. “Si se quiere fomentar el uso de las autopistas del mar hay que hacer mucho más. Los servicios portuarios que se están poniendo en marcha en diversos puertos podrían ser más eficientes”, lamenta.

“Si Puertos del Estado quiere ayudar a las navieras, si quiere colaborar en el desarrollo del SSS, tiene que hablar con los prácticos, con los amarradores… No es lógico que aquí, en el puerto de Barcelona, la ocupación del metro cuadrado sea casi tan cara como en una zona urbana”.

“Los transportistas españoles, teniendo en cuenta la disposición que tienen las navieras para captar tráficos, deberían hablar con nosotros para ver qué podemos ofrecerles. Quien mira a medio y largo plazo se termina convenciendo de las ventajas que le aporta subir sus camiones al barco, ya que nosotros les ayudamos a crecer y a abrirse a nuevos mercados”.

“Porque no podemos olvidar que con estos servicios se abren mercados”, continúa el consejero delegado de Grimaldi en España, quien aporta el ejemplo de Cerdeña “gracias a la línea que une Cagliari con Valencia hemos facilitado nuevos clientes a transportistas españoles. Hay empresarios valientes que visitan nuevos mercados, establecen contactos y empiezan a trabajar en lugares en los que, de otra forma, no hubieran entrado. Y si esto no lo hacen los transportistas españoles lo harán los sardos; es así”, señala Massarotti, quien remarca que el transporte marítimo de corta distancia “es mucho más rápido y flexible de lo que algunos siguen diciendo”.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *