Los precios de la energía se han vuelto insostenibles para el sector frigorífico

Los precios de la energía eléctrica ponen en peligro las empresas y el empleo en el sector frigorífico.

Los precios de la energía eléctrica en el mes de agosto han experimentado un crecimiento disparatado. Agosto de 2021 ha sido un mes históricamente alto, igual que abril 2021. El impacto ha sido directo y brutal con incrementos en algunos días y horas que multiplican en doble digito a los del año anterior en las mismas fechas, lo cual es insostenible para el sector frigorífico, según afirma el secretario general de Aldefe (La Asociación de Explotaciones Frigoríficas) , Marcos Badenes.

Las previsiones para el mes de septiembre se sitúan en 113´6 €/MWh, lo cual indica que están muy por encima de la media móvil, siendo septiembre un mes de precios medios. El presidente de Aldefe, Julián Corriá ha declarado que “el coste de la energía eléctrica es vital para nuestra subsistencia. La factura eléctrica de una empresa dedicada al almacenamiento frigorífico representa en torno al 40% de su cuenta de explotación y, además, la fiscalidad ligada a la energía es altísima y estamos excluidos por CNAE de las ayudas en bonificación del Impuesto Eléctrico. Además, no conseguimos ayudas a la eficiencia energética de forma directa porque la Administración, insisto, no nos considera “industria”, cuando transportamos y almacenamos cada día miles de toneladas de alimentos y otros productos perecederos, que son prioritarios para el bienestar ciudadano”.

En el transcurso de este año 2021 se ha incrementado el 35 % en el importe total de la factura de la electricidad y a partir de junio 2021 los precios de los comúnmente llamados peajes han subido un 7% más en el importe final de la factura, respecto a la media de años anteriores. “Nuestras empresas asumieron el 1 de junio un incremento de precios en las tarifas de los peajes que no estaba previsto y ahora el mercado nos sorprende con nuevos incrementos que no estaban anunciados ni en el mercado energético ni en nuestra gestión empresarial y lo que es peor, es que no sabemos es hasta cuándo van a continuar” añade el presidente de Aldefe.

El problema es muy grave para las empresas ya que se han cerrado contratos con clientes a un precio determinado y ahora los costes se incrementan sin que puedan repercutirlos en terceros, lo cual les aboca a unas pérdidas que ponen en peligro las empresas y el empleo.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *