«La electromovilidad no es el único camino a la descarbonización», concreta Eugenia Sillero, secretaria general de Gasnam

«Los gobiernos deben impulsar el desarrollo de los combustibles alternativos que forman parte de la solución, como es el caso del GNC /GNL», explica la secretaria general de Gasnam.

La trayectoria de Gasnam en la promoción en nuestro país del gas natural aplicado al sector del transporte de mercancías por carretera está fuera de toda duda. En una entrevista concedida a Todotransporte, Eugenia Sillero, secretaria general de esta asociación, desgrana al detalle los argumentos que sostienen las posibilidades más que favorables con las que cuenta el gas natural para seguir protagonizando buena parte de la apuesta por un transporte más sostenible.

Preguntada acerca de la extensión de la idea de que los motores de GNL/GNC representan sólo una transición entre el diésel y el eléctrico, la directiva de Gasnam explica que «el GNC / GNL es el vector de entrada de los gases renovables en el transporte, tanto del Bio-
GNC, Bio-GNL como del hidrógeno», por lo que apunta que «el recorrido de esta tecnología va a ser largo», no sin señalar que «hay que tener en cuenta que la electricidad no es el único camino hacia la descarbonización. Los gases renovables permiten alcanzar los ambiciosos objetivos que plantea Europa sin que ello implique pérdida de competitividad o modificaciones sustanciales en la operativa».

A la hora de valorar el papel que debe jugar la Administración en la promoción del gas natural para vehículos de transporte de mercancías, la secretaria general de Gasnam no duda al afirmar que los gobiernos, para alcanzar los estrictos objetivos de emisiones, «deben impulsar el desarrollo de los combustibles alternativos que forman parte de la solución, como es el caso del GNC /GNL y la introducción de progresiva de los gases renovables Bio-GNC y BioGNL, especialmente en aquellos sectores donde no existen alternativas, como es el caso del transporte pesado».

Y sobre esta ausencia de alternativas aporta un dato «muy clarificador», de tal manera que «para sustituir 100 litros de diésel sería necesario emplear 3,5 toneladas de baterías de litio, lo que haría imposible la operativa de este tipo de transporte. El GNL, sin embargo, proporciona grandes autonomías, precios competitivos y tiempo de repostaje similar al de los combustibles convencionales. Además, estos vehículos muy pronto podrán repostar Bio-GNC o Bio-GNL sin realizar ninguna modificación en el vehículo ni en la estación de suministro».

CONSULTA AQUÍ LA ENTREVISTA ÍNTEGRA A EUGENIA SILLERO Y EL ESPECIAL «HACIA UNA NUEVA MOVILIDAD»

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *