Volvo anuncia la llegada de su gama pesada eléctrica con hasta 300 km autonomía y 44 t de MMA

Las ventas de la nueva gama eléctrica se abrirán en 2021 y la producción en serie arrancará en 2022.

Volvo Trucks ha anunciado la llegada al mercado europeo en 2021 de su gama de camiones eléctricos, que incluirá los modelos FH, FM y FMX con versiones enfocadas a operaciones de transporte regional y construcción urbana. Estos nuevos vehículos, que podrán adquirirse a lo largo del año próximo y cuya producción en serie arrancará en 2022, ofrecerán hasta 300 kilómetros de autonomía y tendrán una masa máxima en combinación de hasta 44 toneladas.

«Al aumentar rápidamente el número de camiones eléctricos de gran tonelaje, queremos ayudar a nuestros clientes y compradores de servicios de transporte a lograr sus ambiciosos objetivos de sostenibilidad. Estamos decididos a seguir impulsando nuestro sector hacia un futuro sostenible», afirma Roger Alm, Presidente de Volvo Trucks.

El fabricante sueco ya comenzó la fabricación del Volvo FL Electric y Volvo FE Electric en 2019. Se trata de camiones eléctricos destinados a operaciones de distribución urbana y recogida de residuos, principalmente en Europa. En Norteamérica, las ventas del Volvo VNR Electric, un camión para el transporte regional, comenzarán el 3 de diciembre de 2020.

La llegada de la electromovilidad al ámbito del transporte pesado de larga distancia será el siguiente paso tras el que acaba de ser anunciado hoy. En Volvo avanzan que durante la presente década verán la luz camiones eléctricos de células de combustible y batería eléctrica con mayor autonomía, de tal manera que a partir de 2025 el constructor escandinavo pretende comenzar a vender camiones eléctricos impulsados por celdas de combustible de hidrógeno, con un objetivo declarado de que toda su gama de productos esté libre de combustibles fósiles para 2040.

Uno de los grandes interrogantes que se abren con la imparable transición ecológica para los empresarios de transporte tiene que ver con la combinación entre rentabilidad económica de su actividad y apuesta por la sostenibilidad. La marca sueca responde a este reto desde el convencimiento de que «la transición a un transporte más sostenible consiste en gran medida en hacer que el cambio sea lo más gradual posible para las empresas de transporte, para que puedan comenzar a adaptarse. Las soluciones ofrecidas deben ser libres de combustibles fósiles y permitir a los transportistas alcanzar los niveles necesarios de rentabilidad y productividad».

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *