UPS prueba el reparto con drones lanzados desde el techo de una furgoneta

El dron puede transportar paquetes de hasta 4,5 kg.

UPS ha probado con éxito la entrega de paquetes por medio de un dron lanzado desde el techo de una furgoneta de reparto de la compañía, a donde ha regresado después mientras el conductor del vehículo continuaba su ruta hacia el siguiente destino.

La prueba ha sido realizada en Tampa (Florida) gracias a la colaboración de UPS con Workhorse Group, un desarrollador de drones y vehículos eléctricos con sede en Ohio que ha fabricado tanto el dron como la furgoneta eléctrica cuyo techo sirve de pista de despegue y aterrizaje.

“Este ensayo es diferente a nuestras experiencias anteriores con drones. Tiene trascendencia para entregas futuras, especialmente en zonas rurales donde nuestras furgonetas a menudo tienen que recorrer muchos kilómetros para realizar una única entrega”, afirmó Mark Wallace, vicepresidente senior de Ingeniería global y sostenibilidad de UPS.

Wallace ha explicado que “se trata de una ruta de entrega triangular donde las paradas se encuentran a kilómetros de distancia de la carretera. Enviar un dron desde una furgoneta para realizar solo una de dichas entregas puede reducir el coste de la conducción en kilómetros”. Desde la compañía explican que “una reducción de solo 1,6 km por conductor al día durante un año puede ahorrarle a UPS hasta 50 millones de dólares”.

La base del dron es el techo de la furgoneta de las míticas furgonetas de reparto de UPS.

UPS tiene unos 102.000 conductores que tienen su lugar asegurado en la entidad norteamericana a pesar de los ensayos con drones autónomos. “Los conductores son la cara de nuestra compañía, y eso no va a cambiar”, ha asegurado Wallace, quien se ha mostrado ilusionado con “el potencial que tienen los drones para ayudar a los conductores en determinados puntos de sus rutas, ahorrándoles tiempo y ofreciendo una mejora del servicio al cliente, cuyas necesidades son cada vez más numerosas debido al crecimiento del comercio electrónico”.

El dron utilizado en la prueba recientemente realizada por UPS tiene su base en el techo de la furgoneta, que tiene practicada una abertura donde se inserta una jaula suspendida debajo del octocóptero. El conductor coloca el paquete en el interior de la jaula e introduce en el dispositivo la dirección de entrega que el dron alcanzará siguiendo una ruta autónoma previamente programada.

El dron, denominado HorseFly, cuenta con una batería que se recarga mientras está en la base, tiene un tiempo de vuelo de 30 minutos y puede transportar paquetes de hasta 4,5 kg de peso. “Es maravilloso ver la aplicación de esta tecnología de un modo tan práctico”, ha afirmado tras la prueba Stephen Burns, fundador y consejero delegado de Workhorse. “El dron es totalmente autónomo. No necesita piloto. Por tanto, el conductor tiene la libertad de hacer otras entregas mientras el dron está en ruta”, ha añadido.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *