Schmitz Cargobull premia a su fábrica de Zaragoza por la calidad en el proceso de producción

Schmitz Cargobull Zaragoza
Ramón Muñoz, director de la planta (sin chaqueta en la imagen), agradeció el premio e hizo hincapié en la excepcional labor de todos los trabajadores de la instalación zaragozana.

Schmitz Cargobull ha concedido a su fábrica de Figueruelas, Zaragoza, el premio «Top-Product-Quality-Award», galardón que el fabricante alemán de semirremolques otorga anualmente a una de las nueve fábricas que el grupo tiene implantadas en todo el mundo y que viene a reconocer la calidad en el proceso de producción y valora la ausencia de errores en el mismo. El premio está dotado con 2.500 euros y los ganadores, que son los empleados de la planta aragonesa, han decidido donar esta cantidad a la asociación Asociación Tutelar Asistencial de Discapacitados Intelectuales, Atades, cuya sede está en la capital de la región.

La entrega del premio tuvo lugar en la fábrica y durante la misma Roland Klement, miembro del Consejo de Schmitz Cargobull, hizo entrega del trofeo a Ramon Muñoz, director de la planta de Schmitz Cargobull Ibérica. Klement quiso destacar que «uno de nuestros valores más importantes es la fiabilidad de nuestros productos: si nuestros semirremolques están funcionando 24 horas durante 365 días la palabra calidad se hace palpable”.

Ramón Muñoz, por su parte, agradeció el premio e hizo hincapié en la excepcional labor de todos los trabajadores para a continuación poner de manifiesto que «nuevamente hemos hecho un importante salto cualitativo en todas las áreas de calidad: especialmente con la nueva generación de semirremolques Genios y gracias a la innovadora tecnología de producción, podemos ofrecer a nuestros clientes un vehículo excepcionalmente duradero, único en el sector”.

La nueva tecnología desarrollada por Schmitz Cargobull e implantada en la planta de Figueruelas está basada en un proceso de conformación del larguero en frío a partir del cual los largueros del chasis reciben su forma final en un proceso continuo de perfilado mediante rodillos. Así, el nuevo perfil en zeta prescinde por completo de soldaduras y, además, la viga se fabrica de una sola pieza y «con la máxima precisión», destacan en la compañía, que añade que para cada tipo de vehículo los largueros pueden ser fabricados con diferentes alturas y que mediante el atornillado de diferentes módulos se consiguen soluciones personalizadas para los clientes. La implementación de esta nueva tecnología en la planta española se llevó a cabo en tres meses.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *