SAF-Holland inaugura un almacén de recambios para todo el mundo en Aschaffenburg (Alemania)

El nuevo almacén está automatizado, tiene 16.000 metros cuadrados y gestiona 6.000 referencias.

SAF-Holland ha puesto en marcha recientemente un nuevo almacén de recambios en Aschaffenburg (Alemania), desde donde el especialista en suspensiones proveerá piezas de repuesto a sus filiales y clientes de todo el mundo. Las nuevas instalaciones cuentan con una superficie total de 16.000 metros cuadrados y en ellas se gestionan alrededor de 6.000 referencias.

«SAF-Holland está creciendo y ése es el motivo por el cual éste es el momento adecuado para poner en marcha un nuevo almacén posventa», ha afirmado tras la inauguración de las instalaciones Markus Prößler, responsable de la Gestión de Producto y Calidad Posventa para Europa de la compañía.

La entrada en servicio de la nueva localización permite a SAF-Holland incrementar su capacidad de almacenaje en un 60%. Durante la construcción de las nuevas instalaciones, el fabricante de ejes y suspensiones ha cuidado especialmente «el consumo energético, los altos estándares medioambientales y la capacidad logística, incluyendo los procesos completos» de gestión de pedidos y expedición de los recambios, ha asegurado Prößler.

El nuevo edificio bávaro está a la última en lo que concierne a la construcción e infraestructura, por ejemplo en términos de sostenibilidad, detallan desde la compañía. De hecho, el nuevo almacén requiere la mitad de energía que la que consumían las instalaciones anteriores. Para ello, el recinto está iluminado por completo con LEDs, está aislado térmicamente y equipado con bomba de calor.

El almacén cuenta además con una línea de envasado completamente automatizada, lo que hace mucho menos denso el tráfico de carretillas en el interior del recinto. Un sistema de alimentación automático suministra palés al preparador, «ahorrando un tiempo precioso«, sostiene Prößler. Y todo ello asegurando una gestión perfecta del almacén, permitiendo una absoluta trazabilidad de las piezas que desde allí se distribuyen.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *