Prueba Opel Vivaro 1.6 CDTI biturbo 140 cv: Todo corazón

El nuevo Opel Vivaro supera con claridad a su antecesor en seguridad activa, pasiva y confort de marcha, Foto: José Ramón Ladra

Por Elan Vala

El nuevo Opel Vivaro supera con claridad a su antecesor en seguridad activa, pasiva y confort de marcha, pero su principal virtud está en su pequeño gran motor, tan económico como potente Silueta conocida para nuestros lectores, pues sale de la misma fábrica de producción que la nueva Trafic de Renault, compartiendo ambas también un buen puñado de virtudes. Nuestro protagonista está pensado para el transporte de viajeros lo que nos permitirá hacer algunas precisiones específicas en esta versión a cambio de renunciar a las específicas de las versiones furgón, si bien su comportamiento dinámico y cadena cinemática no difiere entre ambas variantes.

Motor

No puede ser de otra manera, y es que para empezar a hablar del Vivaro es obligatorio comenzar por el motor. De origen Renault, este bloque 1.598 cm3 se instala bajo los capots de un buen puñado de modelos del fabricante francés y en toda la gama de este comercial alemán, con cuatro niveles de potencia (90, 115, 120 y 140 cv) aunque sin duda la versión que nos interesa ahora es la de nuestro protagonista, la más poderosa de todas con un par máximo de 340 Nm. Estos valores se consiguen recurriendo a dos turbos, como anuncia con orgullo en su portón trasero, y es que las versiones biturbo de este modelo, (120 y 140 cv) ofrecen un rendimiento sencillamente espectacular.

LEA LA PRUEBA COMPLETA EN LA REVISTA TODOTRANSPORTE

 

 

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *