Prueba del Volkswagen Crafter Furgón Pro 109 cv: calidad y eficacia

En su versión menos potente, el Crafter ofrece al profesional un producto de calidad con buen confort de marcha y una magnífica economía de uso.
En su versión menos potente, el Crafter ofrece al profesional un producto de calidad con buen confort de marcha y una magnífica economía de uso.

Volkswagen ha introducido el concepto “Pro” en su gama de vehículos comerciales. En este caso se trata del Crafter, que en su versión menos potente ofrece al profesional un producto de calidad con buen confort de marcha y una magnífica economía de uso. En poco más de un año el Crafter de Volkswagen ha visitado esta sección en tres ocasiones. Fue hace poco más de seis meses cuando lo hacía con su imponente 4Motion; anteriormente lo había hecho con la versión Bluemotion de 130 cv; era mayo de 2013.

La marca alemana demuestra así su progreso con constantes mejoras en sus vehículos comerciales, que de mayor o menor calado la mantienen en lo más alto en cuanto a calidad de producto y tecnología se refiere, y como muestra de ello tenemos al protagonista que ocupa nuestra sección de ligeros, el furgón Pro de Crafter, gama por la que apuesta con fuerza el gigante alemán. Apoyándose siempre en la bancada de dos litros, hoy se nos presenta el rango más modesto de potencia de los tres que ofrece este grupo propulsor, 109 cv, los dos restantes son 143, y 163 cv (existe una versión de 136 cv que cumple la norma Euro 5, las tres anteriormente mencionadas mejoran en nivel de emisiones alcanzando el marchamo EEV).

El caballaje de nuestro protagonista puede parecer insuficiente para desenvolverse con soltura dadas las potencias que se manejan hoy en día. Sin embargo, es capaz de desplazar el vehículo con más agilidad de la que pudiéramos pensar cuando circulamos con éste incluso con carga ligera en el tráfico urbano e interurbano incluso cuando buscamos la zona inferior de su par motor máximo, que se corresponde con las 1.500 rpm.

Para mayores requerimientos, girando a 2.600 rpm es el momento en el que el turbo sopla con decisión y el propulsor nos devuelve más del 90% de su potencia máxima. Hablamos de una mecánica que es capaz de rendir más de 80 cv a 2.000 rpm, circunstancia que permite…

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *