Prueba del Volkswagen Crafter 4Motion, el furgón sin límites

La gran altura libre de su carrocería le permite quedar protegido de los obstáculos que pueda encontrar en los caminos.
La gran altura libre de su carrocería le permite quedar protegido de los obstáculos que pueda encontrar en los caminos.

Es la más campera de las Crafter. Adaptada a los terrenos más duros, combina una presencia soberbia con un interior agradable. Dispone de tres diferenciales con sus respectivos bloqueos y reductoras. Se trata de un auténtico todoterreno destinado al transporte de carga o personas.

Volkswagen Vehículos Comerciales ofrece una gama compuesta por los modelos Caddy, Transporter y Crafter, los cuáles, a su vez, se comercializan a través de dos filosofías de uso perfectamente diferenciadas: BlueMotion y 4Motion. Así, mientras la primera de ellas está basada en el ahorro de combustible, la segunda se centra en dotar a estos vehículos de más capacidad de tracción y una altura libre superior que permita transitar fuera del asfalto con la mayor seguridad. Todo ello sin olvidar el Amarok, el excelente pick-up que bajo una apariencia elegante es capaz de desenvolverse muy bien en terrenos hostiles sin dejar de ofrecer un elevado confort de marcha en asfalto. Pero la propuesta más radical y con menos competencia en nuestro mercado es nuestro protagonista de hoy.

Off Road
Se trata de un auténtico 4×4 vestido con carrocería de furgoneta. A pesar de su gran volumen, su conducción off road queda más próxima a la de un todoterreno que a la de un pequeño camión 4×4 en lo que a inercias y comportamiento dinámico en general se refiere (tanto fuera como dentro del asfalto). Esta especie de todoterreno de grandes dimensiones luce unas prestaciones realmente espectaculares, encontrándose muy cómodo en los terrenos más duros.

La gran altura libre de su carrocería le permite quedar protegido de los obstáculos que pueda encontrar en los caminos. Sus tres diferenciales se encuentran a una distancia del suelo de 28 cm el delantero, 30 cm el central y 29 cm el trasero (datos con el vehículo vacío). A partir de aquí nos ofrece unos datos difíciles de soportar incluso por otros todoterreno de gran tamaño. Sirvan como ejemplo los 58 cm que hay que elevar el pie para alcanzar el primer escalón (62 cm si hablamos de la parte trasera), o los 84 cm a los que se encuentra el plano de carga, por citar algunos curiosos, aunque más importantes son sus ángulos de ataque y salida, ambos de 28º, su capacidad de ascenso (con carga) de 45º y una profundidad de vadeo de 60 cm. Los bloqueos de sus tres diferenciales permiten transmitir el 100% del par motor…

LEA LA PRUEBA COMPLETA EN LA REVISTA TODOTRANSPORTE

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *