Prueba del Mercedes-Benz Actros 1863 GigaSpace: Nuevos horizontes

El Actros puede presumir de ser el primer modelo que jubila los conocidos retrovisores de nitrato de plata.

Por Silvio Pinto.- Será difícil encontrar en la historia de la automoción un camión que con tan “mínima” remodelación exterior llame tanto la atención como nuestro protagonista. Y es que al margen de algún detalle “menor”, como las luces diurnas de led, sólo la llamativa ausencia de retrovisores delata que se trata de la última generación del Actros, que con esta cabina Gigaspace mantiene su majestuosa imagen.

Ciertamente, Mercedes-Benz ha conseguido en la gama Actros un inconfundible aire de familia, a pesar de la gran variedad de cabinas disponibles (17). La mayor de todas es la que ocupa estas páginas, y con la incorporación de las cámaras en sustitución de los retrovisores ofrece una imagen rotundamente moderna. Mirror Cam Una vez dentro, hay que señalar que la cabina de este Actros tiene tan solo ocho años, tiempo en el que cinco de las seis marcas (siete con la reciente llegada de un nuevo competidor al mercado) con las que compite Mercedes-Benz en España han renovado sus respectivas cabinas.

Y es que el Actros puede presumir de ser el primer modelo que jubila los conocidos retrovisores de nitrato de plata, y sacar pecho del plus de seguridad conseguido con la tecnología que acompaña a sus cámaras. También puede alardear de ofrecer un motor de 3.000 Nm y 630 cv cuyo modo Economy se corresponde con una austeridad en el gasto de gasóleo (e incluso AdBlue), pero capaz de mostrar todo lo que lleva dentro cuando el modo Power toma el mando, y que en cualquier caso supone conducir, probablemente, el camión que a día de hoy más seguridad activa proporciona.

LEE LA PRUEBA COMPLETA EN LA REVISTA TODOTRANSPORTE O CONSULTA NUESTRO BUSCAPRUEBAS

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *