Prueba de la Mercedes-Benz Vito CDI 110 Furgón Largo: Eficiencia indiscutible

Las Vito con tracción delantera parten de motorizaciones menos potentes que sus hermanas con tracción trasera.

Como acceso a la gama Vito, Mercedes-Benz dispone de sus versiones con tracción delantera. La unidad probada a fondo esta ocasión es la máxima expresión de la razón de ser de estas variantes.

El título define la naturaleza del vehículo que protagoniza este test. En esta generación Vito, la marca alemana incluyó versiones con tracción delantera, trasera e integral, pero con una diferenciación mayor de la que se puede adivinar en base a su tipo de motricidad. Las Vito con tracción delantera parten de motorizaciones menos potentes que sus hermanas con tracción trasera que, sumadas a otras diferencias significativas, permite ofrecer un precio de salida más ajustado.

En el caso de esta CDI 110, podríamos hablar incluso del escalón de acceso a la gama Vito, motivo por el que no encontraremos concesiones al lujo. Pero todo lo que trae parece estar ajustado en su óptima medida, hasta los más pequeños detalles, incluido un nivel de seguridad de vanguardia como ya hemos apuntado en anteriores pruebas de este modelo.

Lo que se ve, se siente
Lo cierto es que no siempre, cuando se prueba un vehículo, coincide lo que se ve con lo que se siente o, dicho de otro modo, a veces nos encontramos con equipamientos innumerables que alimentan nuestra vista en exceso, pero con una experiencia de conducción que deja mucho que desear, mientras que en otras ocasiones una dotación en apariencia austera y sencilla esconde un agrado de uso que se incrementa con el paso de los kilómetros.

Y es este segundo supuesto el que define adecuadamente a nuestra protagonista. A bordo no encontraremos diseños vanguardistas, con una consola central de corte muy tradicional que en breve experimentará una ligera actualización, especialmente en el apartado multimedia/conectividad. El volante carece de multifunción, piel o cualquier característica o adorno que se pudiera asociar con el lujo, pero su naturaleza plástica no le impide transmitir al conductor una alta sensación de seguridad, con un guiado muy preciso de la trayectoria, avalado por una suspensión acertada para sus inercias.

LEE AQUÍ LA PRUEBA COMPLETA EN LA REVISTA TODOTRANSPORTE O CONSULTA NUESTRO BUSCAPRUEBAS

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *