Pegaso está de fiesta e Iveco le rinde un merecido tributo

Iveco rinde homenaje a la marca del caballito alado.

En estas fechas se cumplen 75 años del nacimiento de la marca Pegaso e Iveco rinde homenaje a la marca española asegurando que “cuenta en su ADN con la experiencia, el saber hacer, la innovación y la búsqueda continua del trabajo bien hecho que fueron las señas de identidad de Pegaso”. Entre otras acciones, se ha decidido llevar al último y más puntero ejemplar del fabricante, el Iveco S-Way, el espíritu de esta legendaria marca.

Para celebrar el aniversario de Pegaso, Iveco ha presentado una versión especial del Iveco S-Way, con cabina AS, que lucirá la icónica imagen de Pegaso, a lo que se añade un completo kit de personalización que incluye vinilos para la carrocería, placas con el logo conmemorativo del 75 aniversario para el exterior y el salpicadero, un salva- cinturón bordado y un pack de productos conmemorativos.

Según fuentes del fabricante italiano, “este año marca un hito importante en la historia de Iveco, que nos brinda la oportunidad de recordar y celebrar el impresionante legado de innovación, logros revolucionarios y espíritu pionero de la legendaria marca Pegaso. Su enfoque visionario, visión de futuro para el diseño de vehículos, y su pasión por la excelencia viven en nuestro equipo y en los vehículos Iveco que recorren las carreteras de todo el mundo”.

Los Pegaso I y II, los «Comet» fueron parte esencial en el despegue industrial y comercial de la España de aquella época.

Entre los muchos hitos del fabricante español del caballo rampante, cabe recordar que la Empresa Nacional de Autocamiones (ENASA) nació en 1946 y creó en 1947 la histórica marca española Pegaso, tomando el nombre del caballo de la mitología griega símbolo de potencia y ligereza. Fue una idea del genial Wifredo Ricart, que bocetó un icónico caballo volador más rápido que el de Ferrari, imagen que fue puliéndose hasta llegar al diseño final del escultor Gabino Amaya en 1956.

Entre las creaciones mecánicas más recordadas de la marca del caballo cabe recordar al Pegaso II, ya con motor diésel Z-202, que heredaba la moderna cabina chata del Hispano-Suiza 66-D. Este diseño tan peculiar obtuvo el sobrenombre de «mofletes» e hizo que durante muchos años a cualquier camión con la cabina adelantada se le llamara «de tipo Pegaso». Sus prestaciones eran de récord para la época: peso máximo autorizado con remolque de 26.500 kilos, subida de pendientes de hasta el 14 por ciento. En 1951 nació la primera cabeza tractora de la marca y de esa época es también el primer autocar monocasco de la marca y los autobuses con motor delantero diésel.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *