Navarra descarta “de momento” prohibir los camiones en la N-121-A, pero los transportistas no se fían del Gobierno foral

Cada día 2.500 camiones transitan por la N-121A.

El Gobierno de Navarra ha emitido una nota de prensa en la que asegura que “descarta, de momento, la restricción de la circulación de camiones en la N-121-A”. Sin embargo, los transportistas, representados por Fenadismer y su asociación regional Tradisna, desconfían de los planes de la Administración y aseguran que el Gobierno foral “está estudiando la posibilidad de prohibir la circulación de los camiones” en la citada vía.

Los temores de los transportistas parecen estar fundados, pues en su nota oficial el Ejecutivo autonómico recalca hasta en tres ocasiones que la decisión de no prohibir la circulación de camiones por la N-121-A no es definitiva, sino que se trata de la medida elegida “de momento”, en tanto en cuanto no existan informes que acrediten la necesidad de tomar esta determinación.

De hecho, el comunicado de la Administración regional asegura expresamente que “cualquier actividad restrictiva de la Administración deber estar debidamente motivada ya que, de lo contrario, se estaría incurriendo en una arbitrariedad”.

Y hace suyos los argumentos expresados en la sentencia del pasado 4 de julio del Tribunal Supremo, en la que analizando la prohibición a la circulación de camiones en el tramo riojano de la N-232, sostiene que su desvío desde las carreteras convencionales hacia las autopistas de peaje -aunque sea con bonificaciones– supone “una restricción a la libre circulación de un determinado grupo de vehículos a los que se impone un gravamen” y que “tal exigencia debe estar justificada en los pertinentes estudios que acrediten que las medidas acordadas son las más adecuadas al fin buscado”

Los transportistas no se fían
Ante estas afirmaciones, expresadas en una nota publicada poco después de que una delegación del Gobierno foral se reuniera con los alcaldes de varios de los municipios por donde discurre la N-121-A, Fenadismer ha difundido un comunicado en el que recuerda que cuando en 2018 la circulación de camiones estuvo prohibida durante seis meses con ocasión de obras de mejora en los túneles de Belate y Almandoz, fue precisamente la presión de los regidores de la zona lo que impulsó a la Administración regional a tomar esa decisión.

Los responsables de Fenadismer aseguran que, de aprobarse la restricción y la consecuente obligación para los vehículos pesados a circular por la AP-15, de peaje, el Ejecutivo navarro no haría otra cosa que emular “la política irracional y discriminatoria” llevada a cabo por otras administraciones.

2.500 camiones afectados
La federación de transportistas advierte de que, de imponerse finalmente las restricciones, los 2.500 camiones que en la actualidad transitan por la N-121-A se verán obligados a dar un rodeo de más de 40 kilómetros una vez entre en vigor la restricción a la circulación por esta “vía estratégica” que recibe diariamente el tráfico de 9.500 vehículos de todas las categorías.

De hecho, la posibilidad de expulsar a los camiones de la N-121-A sale a escena después de que los alcaldes de los municipios por cuyo territorio transita la carretera nacional presionaran a la Administración autonómica para que tomara esta medida después de un reciente accidente frontal entre un todoterreno y un vehículo industrialsin culpa alguna por parte del transportista– que se saldó con dos víctimas mortales.

En cualquier caso, ya existen planes para mejorar la seguridad vial en la mencionada infraestructura, que, tal y como destacan desde Fenadismer, tiene previsto convertirse en “una vía 2+1” que “facilitará los adelantamientos y evitará las colisiones frontales”.

Baja siniestralidad de camiones
No obstante, el propio Gobierno foral reconoce que “informes de Policía Foral revelan que en los cuatro últimos años, de los 12 accidentes mortales con 17 personas fallecidas, solamente en un caso se achaca la responsabilidad a un camión. En este caso además, fue una salida de vía del propio camión que chocó contra un árbol y se incendió, es decir, sin implicación de otros vehículos”, sostiene el Ejecutivo navarro.

Sea como fuere, desde Fenadismer aseguran que su asociada navarra Tradisna “está llevando a cabo intensas gestiones tanto con representantes del Gobierno navarro como de los grupos políticos que conforman el Parlamento foral, para impedir que finalmente se apruebe la restricción de la circulación a camiones en la N-121-A”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *