Los transportistas claman en vano ante la “pasividad” de las autoridades por los bloqueos de carreteras en Cataluña

En la organización que preside Ovidio de la Roza no dudan en calificar de “pasividad total” la actitud ejercida hasta el momento tanto el Ejecutivo Central como el Gobierno de la Generalitat.

El sector español de transporte de mercancías por carretera continúa clamando en vano ante las autoridades ante la persistencia en la AP-7 “de un problema de orden público ante el que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad deben actuar de una vez por todas“, tal y como exigen desde la Confederación Española de Transporte de Mercancías, no sin denunciar “la impunidad con la que están actúan los CDR“.

En la organización que preside Ovidio de la Roza no dudan en calificar de “pasividad total” la actitud ejercida hasta el momento tanto el Ejecutivo Central como el Gobierno de la Generalitat. Se ha llegado así a tal punto que tras cortar durante más de 24 horas consecutivas la AP-7 entre viernes y sábado, está prevista la celebración de una cena el domingo en plena autopista a la altura de Freginals (Montsià, Tarragona), “tras la cual los convocantes tienen previsto quedarse para mantener cerrada al tráfico esta vía, coincidiendo con la salida habitual hacia Europa de los miles de camiones que dan servicio a los exportadores españoles”, se lamentan desde CETM.

Que Cataluña sea un territorio sin ley es algo que no se puede permitir en una democracia. Que el transporte de mercancías por carretera tenga bloqueada su conexión más importante con Europa es algo que no puede permitirse la economía española y que terminará por pasarnos factura a todos”, advierten desde la patronal.

“Tenemos una sensación generalizada de orfandad”
“En la CETM seguimos preguntándonos ¿por qué ignoran las autoridades nuestra situación? Y si no es así, ¿por qué no actúan? Tenemos una sensación generalizada de orfandad”. Estas reflexiones se suman a las que ya el pasado viernes 18 de octubre hacía públicas el secretario general de esta asociación, José María Quijano, cuando afirmaba que la “la carretera no puede asumir ser el centro de cualquier protesta ciudadana, ya sea legítima o no”.

“¿Quién se ocupa de la sostenibilidad de las empresas y de las familias que viven del transporte de mercancías por carretera? Estamos cansados de escuchar en boca de los dirigentes políticos la necesidad de afrontar la sostenibilidad medioambiental, aspecto que, sin lugar a duda, también preocupa y mucho al sector del transporte de mercancías y, sin embargo, nadie se preocupa por la sostenibilidad económica de nuestras empresas y de las familias que viven de ellas, aspecto tan importante a valorar como el anterior. A nadie se le debe escapar que el sector contribuye al Producto Interior Bruto (PIB) con el 3.4% y da empleo a más de 600.000 personas”.

La carretera no puede asumir ser el centro de cualquier protesta ciudadana, ya sea legítima o no, y sufrir la paralización de la actividad de las empresas de transporte por tiempo indefinido cada vez que algún grupo de ciudadanos cabreados decide hacer ruido. No hay actividad económica que pueda aguantar estos embates día tras día”, proseguía Quijano en una carta abierta.

“Nos preguntamos si es tan difícil prevenir estas situaciones por parte de los responsables de garantizar la seguridad y el libre tránsito de personas y mercancías, principio básico de la Unión Europea, o es que, políticamente, es más rentable la inactividad que la acción contundente para evitar que se pisen los derechos de los afectados por los que, presuntamente, quieren defender sus reivindicaciones a costa del resto”, reflexionaba, sin conocer todavía hasta qué punto se iba a prolongar el cierre de la frontera de La Junquera, en Gerona.

Llegados a este punto, afirmaba el secretario general de CETM que “si nuestro país está preparado para aguantar esta situación día sí y día no, adelante, no hagamos nada y dejemos que unos cuantos descontrolados sean los que dirijan el porvenir de nuestras empresas, familias y sociedad para que, entonces, tengamos una preocupación menos que abordar, porque ya quedará poco o nada que sostener”.

“Señores políticos, olvídense del debate de la movilidad sostenible, los combustibles alternativos y del pago por uso, ya que a este paso no habrá usuarios con necesidades sobre estas cuestiones. Estos últimos comentarios, que a algún lector le pueden resultar catastrofistas, no son más que una descripción hiperbólica del sentimiento de desamparo de un sector repetidamente maltratado por las circunstancias que le rodean. Por favor, señores dirigentes, cambien el chip y actúen ya si no quieren que mañana sea tarde”, clamaba.

Reclamación de daños
Asimismo, CETM está estudiando la posibilidad de hacer una reclamación a las autoridades competentes por los daños ocasionados a las empresas del sector tras una semana de bloqueos y cortes continuos en las carreteras de Cataluña. Para el sector del transporte, supone la pérdida de hasta 25 millones diarios.

Ante semejante panorama, CETM ha solicitado al Ejecutivo que permita de manera excepcional cierta flexibilidad en la aplicación de la normativa de los tiempos de conducción, una medida que el Gobierno francés adoptó de manera excepcional durante las protestas de los chalecos amarillos.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *